Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (39)
Miembros (0)
Anonimos (39)

Detalles



Miembros 7547
Visitantes 23695399
Hoy 1428
Articulos 5693
Noticias 459
Enlaces 744
Screenshots 341
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11921
Foros 82863

Detalles...
 
Mi PerfilTemas ActivosPolls ActivosRegistreseMiembrosBuscarFAQ
 Todos los Foros
 Club de Lectura
 Germinal: comentario
Nota: Usted debe estar registrado para publicar mensajes en este Foro.
Para registrarse, click aqui .El registro es GRATIS!
Nombre de Usuario:
Password:
Icono del mensaje:              
             
             
Formato: NegritaItalicaSubrayadotachadura Insertar LinkInsertar EmailInsertar ImagenInsertar Imagen chica con link a imagen grande en PopUp Insertar CodigoInsertar CitasInsertar Lista  
Super IndiceSub Indice Alinear a la izquierdaCentradoAlinear a la derecha Texto en MovimientoLinea horizontalDestacado RojoVerdeAzulBlancoMoradoAmarilloVioletaMarron claroNegroRosaNaranjaOroCremaVerde azuladoAzul MarinoMarronVerde Lima
Modo:
Mensaje:

*HTML Activado
* Foro Codigo Activado

 
Aburrido  [abu] Apenado  [:I] Aprobado  [y] Asombro  [80] Beso  [:*] Confundido  [:s] Cool  [cool] Desaprobar  [n] Heh  [heh] Lengua  [:p] Molesto  [grr] Muerto  [x(] Payaso  :o) Pestañeo  ;) Shock  [shok] Sonrisa  :) sonrisota  :D Triste  [:(]
 
Cheque aqui para incluir firma de Su Perfil.
 
R E V I S A R     T E M A S
icaras Alcanzado mediados de setiembre, fecha fijada para comentar el libro Germinal d'Émile Zola, damos inicio a este nuevo foro para volcar nuestras apreciaciones con respecto a esta lectura de verano.

Como nos es habitual, dejamos abierta la participación sin establecer ningún a priori ni límites, para que a medida que los temas y temáticas, dudas y preguntas, replantear algunas cuestiones de las que vayan surgiendo.

Sin más dilación y a la espera de vuestras -sin duda- sustanciales aportaciones, esperamos vuestros comentarios de una magnífica obra del realismo francés.

diego_valmon Pues voy a empezar yo, venga, no sé por dónde, porque hay mil cosas que me han llamado la atención.

Hablaré del naturalismo. La verdad es que siempre había escuchado que el naturalismo es un paso más allá del Realismo, en el que las descripciones se acentuan para dar más carga a los personajes. Por ejemplo un avaro tendría las narices afiladas y su carácter estaría bien definido. Es decir el hombre actúa en función de su naturaleza, sería un tipo de literatura, por tanto, poco poética, poco hermosa, alejada de las abstracciones románticas de unos 50 años anteriores...Y...resulta que en Germinal hay unas descripciones románticas tremendas-. Cuando describe el paisaje de la zona de Mousou y de las minas, o incluso cuando describe algunas de las relaciones personales entre los mineros. No se fija solo en el carácter, la naturaleza de las personas, sino que hace un retrato algo más "romántico", al uso diría.
Luego, por ello, decidí leer un poco más sobre el naturalismo y me di cuenta que el naturalismo de Zola, o al menos eso me parece, es un naturalismo determinista fundamentalmente. El naturalismo lo es siempre, claro, pero creo que Zola en Germinal ha tirado por esa calle. Es decir por mucho que luche la gente siempre terminan igual, arruinados, pobres y con el pie del patrón encima. A esto hay que añadir el pasado alcohólico de Ettienne que le marca para siempre como se lee cuando comienza la marabunta de la huelga. Y, sin embargo, como comenté un día con un compañero del foro (creo que Treco) todo está envuelto en unas descripciones, ya decía, muy poco naturalistas. No creo, a veces, que los personajes, salvo por la espada de Damocles que les cuelga sobre la cabeza (y que impide en todo momento que salgan adelante) sea puramente naturalista. Creo que en esta novela a Zola le importó menos la forma que el fondo. Asi como él era un ferviernte defensor del género, creo que aquí le interesó contar mejor la historia y las pinceladas del género entran de forma distinta, menos forzada.

De momento esto, luego más...

messner Sin entrar en detalles tan profundos, como nuestro compañero Diego.
Diré, que el libro en cuestión, al que me acerque con ciertas dudas. Desde el principio me atrapo del todo. Me llama profundamente la atención, como describe al pueblo minero, su relación con la empresa, trabajo, vida social y familiar.
La sumisión a la que se ven sometidos por el capital y a la vez la sumisión a la que se ve sometida la mujer, dentro de la vida familiar, social y laboral. Aunque si bien es verdad, la mujer en los momentos más difíciles de la subsistencia, es la que se carga la responsabilidad a la espalda, para sacar a la familia de la más profunda de las miserias. (¿Pudiera ser, una forma de matriarcado?)
Seguiré comentando, ya que el libro dará para mucho.

Un saludo.

biblio Sencillamente, grande. Así es este libro de Zola, el gran maestro del realismo francés, que nos transmite todas las sensaciones, los peligros y el ambiente que respiran aquellos que están dando sus vidas en las minas, como por ejemplo en aquél pasaje:

"Picaban todos, sólo se oían golpes irregulares, velados y como lejanos. Los ruidos adquirían una sonoridad ronca, sin eco en el aire muerto. Y parecía que las tinieblas eran de un negror desconocido, sobrecargado por las polvaredas volantes del carbón, espesado por gases que pesaban sobre los ojos. Bajo sus cubiertas de tela metálica, las mechas de las lámparas sólo creaban unos puntos rojizos. No se distinguía nada..."

Zola nos describe tan bien el trabajo en las minas como la miserable existencia de los mineros que viven hacinados en las sucias y pequeñas viviendas de las colonias formadas en torno a la mina, con su promiscuidad y las relaciones de dominación del hombre sobre la mujer, que es en algunos casos maltratada y ninguneada por sus compañeros. Particularmente triste es el caso de Catherine, que ve anulada su voluntad al seguir a aquél primer hombre que la hizo suya, y que al ser apartada de éste vaga sin rumbo, sin saber qué hacer, igual como un animal sin su amo.

icaras
Cita: diego_valmon Dijo

Hablaré del naturalismo. La verdad es que siempre había escuchado que el naturalismo es un paso más allá del Realismo, en el que las descripciones se acentuan para dar más carga a los personajes. Por ejemplo un avaro tendría las narices afiladas y su carácter estaría bien definido. Es decir el hombre actúa en función de su naturaleza, sería un tipo de literatura, por tanto, poco poética, poco hermosa, alejada de las abstracciones románticas de unos 50 años anteriores...

Tal vez (y aquí sin duda podrás aportar más luz que yo), tal vez el valor que se le ha dado al naturalismo proviene de la contraposición al romanticismo. Despojado de cualquier exceso sentimental o fantasías, la realidad se plasma sin tapujos, la descripción de los personajes resulta más psicológica y el estilo es más sobrio.

Cita: diego_valmon Dijo

Y...resulta que en Germinal hay unas descripciones románticas tremendas-. Cuando describe el paisaje de la zona de Mousou y de las minas, o incluso cuando describe algunas de las relaciones personales entre los mineros. No se fija solo en el carácter, la naturaleza de las personas, sino que hace un retrato algo más "romántico", al uso diría.

Efectivamente y personalmente aquí radica la maestría del autor: hacer bello lo feo, lo grotesco. Destacar la belleza no donde sabemos encontrarla, sino precisamente en aquellas lugares y personas que miramos pero no vemos.

Cita: diego_valmon Dijo

Luego, por ello, decidí leer un poco más sobre el naturalismo y me di cuenta que el naturalismo de Zola, o al menos eso me parece, es un naturalismo determinista fundamentalmente. El naturalismo lo es siempre, claro, pero creo que Zola en Germinal ha tirado por esa calle. Es decir por mucho que luche la gente siempre terminan igual, arruinados, pobres y con el pie del patrón encima.

De hecho se considera precursor a Zola del naturalismo precisamente por añadir a los postulados del realismo una serie de elementos, entre estos el determinismo que señalas (los comportamientos están fijados por la herencia y las circunstancias sociales), el materialismo (una moral basada en la moderación) y el método experimental (donde el escritor pone a prueba a sus personajes, llevándoles a situaciones límites ccondicionadas por la herencia y el medio).
Una de las características de esta corriente (y de la obra) consiste en la documentación.

Cita: diego_valmon Dijo

A esto hay que añadir el pasado alcohólico de Ettienne que le marca para siempre como se lee cuando comienza la marabunta de la huelga.

Más que pasado, me atrevería a decir que herencia, puesto que Etienne no es alcohólico, lo fueron sus padres, lo que incluso resulta peor, puesto que lleva este "legado" como una condena. La bebida le transforma, cual mister Jekyll and Hyde. Si no voy mal encaminada, esta cuestión (la psicopatía) la desarrolló posteriormente el autor en "La bestia humana".
icaras Pues a continuación algunas consideraciones para empezar a hacer agua:

El ejercicio descriptivo de Zola llama la atención, así como el uso de metáforas. El primer capítulo nos recibe de noche, una oscuridad que se hace más manifiesta en un paisaje saturado de ruido y donde las personas son engullidas por esa máquina de tragar que es la mina.

De hecho el/la protagonista, alrededor del cual giran todas las vidas es precisamente ese monstruo que se traga las vidas humanas: la mina. Casi un ser vivo, que traga como un borracho, sin saborear y sin tener suficiente frente a esa sed insaciable.

La mina semeja una cárcel, de hecho el trabajo de la mina la hacían antes los condenados a galeras. Las personas caminan en la oscuridad, trabajan encorvados o tumbados. Permanecen abajo hasta que el montacargas está disponible, sin poderse ir hasta que así lo permiten los capataces, viviendo con el temor de ser multados o castigados. Una existencia que embrutece, que provoca el miedo y la rabia. “Su orgullo de hombre se rebelaba ante la idea de ser un animal al que se ciega y se aplasta” (p.89).

Una muestra de lo que supone no trabajar en la mina la evidencian aquellos que se dedican a otras actividades fuera de esta. Satisfechos y viviendo con cierto desahogo: el tabernero Rasseuneur, o Pluchard el de ultramarinos.

La novela de Zola trae la transparencia de las cosas de otros tiempos. La vida no era fácil, la miseria y el hambre de la clase obrera es prueba palpable de ello y la falta de derechos una espada que atenaza. La vida se concentra en tener las necesidades básicas cubiertas y las cosas son así: una resignación ante las injusticias heredada. “En el momento de obrar, pese a la injusticia de su miseria, ambos (Maheu y Maheude) volvían a caer en la resignación de la raza, temblando ante el futuro y prefiriendo incluso doblar el espinazo”. Un miedo a perder lo poco que tienen, aunque poco les queda por preservar.

Son muchos aspectos que no puedes evitar comparar con el transcurso de los tiempos: las mujeres bajan a la Mina embarazadas y a punto de parir (o incluso paren allí) y continúan trabajando, en unas condiciones que no permiten los remilgos o las quejas.

Llama la atención también la alegría sexual que se genera en la Mina. Las mujeres mantienen relaciones con los hombres (el caso de la Mouquette: “Toda la mina pasaba por allí, una verdadera ronda de camaradas, sin más consecuencias”) quedando embarazadas sin casarse, como Philomène. Es como si la vida que llevan, aplastados por la mina y el trabajo, llevara a buscar la alegría, la energía a través del cuerpo y la carne.

diego_valmon Yo creo, ícaras, que Zola animaliza desde el principio a los personajes. Quiero decir que si en un principio parecen suaves corderos que aceptan sus condiciones, sin más, a pesar de la rabia interna, que más tarde les llevará a la huelga, luego los compara casi con un caballo, Batalla y su compañero que no pueden tener otro destino que el de encargarse de la carga, como los mineros no pueden sino encargarse de picar y sacar carbón.
Incluso, me atrevería a decir, la alegría sexual no es más que eso, o al menos en parte. Es decir todos los instintios más animales son los que salen a flote. El hecho de cómo Zola los presenta me hace recordar a un biólogo.
Respecto al naruralismo creo que has dado más luz que yo. Efectivamente era un método experimental, apoyado, por ejemplo, en las nuevas ciencias "blandas" que estaban saliendo a la luz: psicología, sociología, la misma ciencia política entre otras y que ayudaban a sumergirse de otra manera en la mente humana, en su condición, y se superan los análisis de la humanidad meramente filosóficos o metafísicos.
Hay un caso y es que Zola, si mal no recuerdo, nunca entendió el naturalismo español, centrado en Emilia Pardo Bazán, porque decía que no podía ser católico, su género era meramente materialista y ateo. Es decir, va más allá, como no lo entendió la Pardo Bazán parece, del mero describir de acuerdo a los aspectos. Cuando hablaba de romanticismo creía dejar claro que el naturalismo, y previamente el naturalismo, lo que querían era romper con los moldes de éste: abstracciones, ensoñaciones etc. Pero, sin embargo, no puedo dejar de decir, que, al igual que toda la literatura posterior, el naturalismo puede estar mojado por el romanticismo ya que este movimiento trajo cola y, insisto, creo que las descripciones de Zola son casi románticas al hacer lo feo hermoso, como bien dices icaras. Ese querer dar belleza, o las relaciones entre algunas personas (Ettienn y Catherine) tienen unos dejes románticos que dejalos estar, por muicho que Zola se quisiera alejar (esto es por una consideración de un compañero de foro sobre que Zola no era romántico)
A mí, al comenzar a leer la novela, me llamó la atención, casi me agobió el tener que imaginar esa oscuridad en la que apenas se disitinguía la luminosidad de lso hornos y cómo la mina se transforma en ese ser que se traga a los obreros, hasta el final...luego al avanzar creo que nunca perdí esa sensación de oscuridad, todo está tocado por el carbón, ennegrecido como los propios mineros y esa pátina es imborrable...es un libro más que fantásticos y, efectivamente, trae a la memoria aquellos extraños tiempos.
Leola Holaaaaaa, ya leo que habéis hecho una estupenda introducción a Zola, al naturalismo y a Germinal. Y ahí radica la respuesta a muchas preguntas que nos haremos sobre la novela.

Yo empezaría diciendo que el naturalismo francés, y Zola como máximo representante, trata fundamentalmente de representar la realidad con toda la objetividad posible, tanto en lo bello como en lo crudo, por eso no estoy de acuerdo en ver "romanticismo" en Germinal. El objetivo del naturalismo es explicar el comportamiento humano a través de las normas que rigen la sociedad.
En Germinal podemos comprobar cómo no son los personajes los que explican la sociedad, sino ésta la que da forma y justifica el comportamiento humano.

El comienzo de la novela, de noche, con esa llamarada a los lejos, frío y el ruido de esa boca que traga, cobra todo su sentido cuando avanzas en la novela, es imprescindible entrar así a la obra porque lo que vamos a encontrarnos es oscuro, crudo e injusto.

Otra importante que me ha llamado la atención en Germinal, es la documentación que hace el autor para crear la novela, su interés más profundo es dejar una crónica de la sociedad lo más fiel y real posible, y nos la presenta en toda su crudeza.

Si os parece bien, podríamos dividir los comentarios o estructurarlos de algún modo, algo así como:
. El mundo del trabajo y el capital.
. El papel de la mujer.
- La sexualidad.
- La hipocresía burguesa
- La hipocresía de la iglesia.
- ...... y lo que se os ocurra, si os parece bien, eh?

Bueno, seguiré...

Besos,
Leola


icaras
Cita: diego_valmon Dijo

Yo creo, ícaras, que Zola animaliza desde el principio a los personajes. Quiero decir que si en un principio parecen suaves corderos que aceptan sus condiciones, sin más, a pesar de la rabia interna, que más tarde les llevará a la huelga

Efectivamente, esta animalidad que señalas se hace patente en su comportamiento cotidiano: veo un culo en la mina y me lo tiro (perdonar la expresión), ante la necesidad de un sueldo más se hace un hueco en la cama,.... es una vida sin florituras ni delicadezas, pero ¿se pueden permitir los remilgos? La Maheuse acaba desprendiéndose del reloj o de los pocos objetos decorativos que tenía antes de la huelga, objetos que de alguna manera confieren un cierto lujo y distinción en una vida oscura y que marca la diferencia entre una vecina y otra. Objetos que hablan de un pasado y una juventud, de una esperanza de vida mejor,... Esta animalidad o bestialidad proviene de las condiciones en las que viven y trabajan. ¿Son responsables de su devenir? Aquí probablemente la respuesta nos la dé el determinismo, sin embargo desde mi punto de vista son tristes víctimas de sus condiciones.

Tampoco los veo como suaves corderos, sino más bien seres alineados, embrutecidos por la fatiga, la rigidez de la mina con su cotidiano esfuerzo, la malnutrición, el alcohol y un porvenir limitado a la mina. No es una docilidad, sino una mera aceptación propia de la supervivencia que acaba por anular cualquier sentimiento. Hace falta que venga alguien para encender esa llama que todos llevamos dentro.

Cita: diego_valmon Dijo

luego los compara casi con un caballo, Batalla y su compañero que no pueden tener otro destino que el de encargarse de la carga, como los mineros no pueden sino encargarse de picar y sacar carbón.

El caballo Batalla (con un nombre de lucha) creo que más que una comparativa es un contraste y curiosamente el aspecto "más humano", puesto que las emociones de reconocimiento, ánimo y alegría que otorga al caballo están ausentes en los hombres. Para mí es un contraste, aunque después su trabajo queda absorbido por la mina, al igual que los hombres. Una mina devoradora, que no hace distinciones.

Cita: diego_valmon Dijo

Incluso, me atrevería a decir, la alegría sexual no es más que eso, o al menos en parte. Es decir todos los instintios más animales son los que salen a flote. El hecho de cómo Zola los presenta me hace recordar a un biólogo.

Probablemente lo que nos distingue de los animales sea esta fina capa de racionalidad en la que los instintos que tenemos quedan reprimidos por unas normas sociales que se fijan en todas las sociedades. Pero al referirme a “alegría sexual” lo hacía con cierta sorpresa e incluso respeto en relación a este sano placer de entregarte libremente para disfrutar del cuerpo de otra persona, sin ataduras ni reservas pueriles. El contraste (nuevamente) se produce con respecto a una sociedad burguesa que camufla las infidelidades y los placeres.

Cita: diego_valmon Dijo

Cuando hablaba de romanticismo creía dejar claro que el naturalismo, y previamente el naturalismo, lo que querían era romper con los moldes de éste: abstracciones, ensoñaciones etc. Pero, sin embargo, no puedo dejar de decir, que, al igual que toda la literatura posterior, el naturalismo puede estar mojado por el romanticismo ya que este movimiento trajo cola y, insisto, creo que las descripciones de Zola son casi románticas al hacer lo feo hermoso, como bien dices icaras. Ese querer dar belleza, o las relaciones entre algunas personas (Ettienn y Catherine) tienen unos dejes románticos que dejalos estar, por muicho que Zola se quisiera alejar (esto es por una consideración de un compañero de foro sobre que Zola no era romántico)

Probablemente en relación a esta cuestión sea muy difícil desprenderse de las inevitables influencias de las corrientes estéticas. ¿Pero realmente podemos hablar de romanticismo, en el estricto sentido del término, en cuanto a la relación de los personajes? Etienne y Catherine tienen un encuentro, la culminación de un amor reprimido cuando están próximos a su fin, sin embargo no me atrevería a decir que es algo romántico. Triste, melancólico e incluso tardío, pero no romántico.
No obstante comparto contigo que ciertos personajes -o sus interacciones- son dibujadas con delicadas pinceladas a pesar de la miseria y hostigamiento que les rodee (nuevamente la belleza en medio de la grotesco).

Cita: diego_valmon Dijo

A mí, al comenzar a leer la novela, me llamó la atención, casi me agobió el tener que imaginar esa oscuridad en la que apenas se disitinguía la luminosidad de lso hornos y cómo la mina se transforma en ese ser que se traga a los obreros, hasta el final...luego al avanzar creo que nunca perdí esa sensación de oscuridad, todo está tocado por el carbón, ennegrecido como los propios mineros y esa pátina es imborrable...es un libro más que fantásticos y, efectivamente, trae a la memoria aquellos extraños tiempos.

Estoy de acuerdo, creo que la mina es el ápice de toda la obra y merece sin duda cierta reflexión.
icaras
Cita: Leola Dijo

Si os parece bien, podríamos dividir los comentarios o estructurarlos de algún modo, algo así como:
. El mundo del trabajo y el capital.
. El papel de la mujer.
- La sexualidad.
- La hipocresía burguesa
- La hipocresía de la iglesia.
- ...... y lo que se os ocurra, si os parece bien, eh?

Leola, la idea es ir estructurando los contenidos a medida que van surgiendo. Como indico al principio, me parece preferible que se arranque de forma más libre -aunque también más anárquica- aportando una primera impresión e ir estructurando poco a poco los temas. Pero no tengo ningún inconveniente en que se haga desde el inicio. Si queréis y por ser el primero que señalas podemos empezar por el trabajo y su impacto.
Leola
Cita: icaras Dijo

Leola, la idea es ir estructurando los contenidos a medida que van surgiendo. Como indico al principio, me parece preferible que se arranque de forma más libre -aunque también más anárquica- aportando una primera impresión e ir estructurando poco a poco los temas.


Ok, sin problema. Propuse esa idea, tal vez porque estamos al principio y se me acumulan los datos, pero tienes razón, ya nos iremos situando en cada cosa.

Besos,
Leola

Heathcliff Como habéis señalado, algo que llama mucho la atención en la novela de Zola son las descripciones de los lugares y de las personas, que se hacen con todo detalle, de forma muy minuciosa. Al comienzo de la novela, vamos siguiendo los descubrimientos de Étienne, según va acercándose a la mina. A través de sus ojos se van describiendo las instalaciones y las personas con las que se va encontrando.

Los mineros se muestran conformistas con su situación, teniendo en cuenta que la región está pasando por una temporada de crisis, con cierre de empresas. Por ejemplo, las palabras de Maheu después de que Étienne se dirija a ellos para que le digan si necesitan más obreros:

"Vaya, podríamos estar como él...No debemos quejarnos, no todos tienen un trabajo de muerte."

Además, todos los personajes que van apareciendo a lo largo de la novela, tienen una entidad propia, hay un gran trabajo por parte de Zola en ese sentido, dotándolos de "vida", no son meros comparsas que aparecen para cubrir las necesidades de la narración.

Un saludo,


TRECO Era la fábrica muerta, aquel vacío y aquel abandono de las grandes canteras donde duerme el trabajo. En el cielo gris de diciembre a lo largo de las pasarelas, tres o cuatro vagonetas olvidadas tenían la tristeza muda de las cosas
(pagina 256 de la edición de Alianza 2013) Cuarta parte, punto 2

Después de leer una descripción tan metafórica y poética como ésta me pregunté que era lo que buscaba el naturalismo. Desde luego no era una mirada fría, escrutadora sí, pero objetiva no.
La frase "la tristeza muda de las cosas" me conmovió, da vida a lo inanimado, hace de la mina y del paisaje un personaje más, como ya habéis indicado algunos

messner
Cita: icaras Dijo

Probablemente lo que nos distingue de los animales sea esta fina capa de racionalidad en la que los instintos que tenemos quedan reprimidos por unas normas sociales que se fijan en todas las sociedades. Pero al referirme a “alegría sexual” lo hacía con cierta sorpresa e incluso respeto en relación a este sano placer de entregarte libremente para disfrutar del cuerpo de otra persona, sin ataduras ni reservas pueriles. El contraste (nuevamente) se produce con respecto a una sociedad burguesa que camufla las infidelidades y los placeres.

Algo que me llama la atención, con respecto a esa alegría “sexual” que demuestran, los habitantes del poblado minero. Como único impedimento o contratiempo que encuentran. Es la posibilidad de que la chica o mujer, quede embarazada y tenga que casarse. Ya que de esta manera pasa a formar parte de la familia del marido. Con lo que su sueldo deja de percibirse.
Esto lo ven como un contratiempo. En la mayoría de los casos, piensan que dicha mujer, aun no ha compensado con sus ingresos, los gastos que haya podido ocasionar a su propia familia.

Un saludo.

icaras
Cita: messner Dijo

Algo que me llama la atención, con respecto a esa alegría “sexual” que demuestran, los habitantes del poblado minero. Como único impedimento o contratiempo que encuentran. Es la posibilidad de que la chica o mujer, quede embarazada y tenga que casarse. Ya que de esta manera pasa a formar parte de la familia del marido. Con lo que su sueldo deja de percibirse.
Esto lo ven como un contratiempo. En la mayoría de los casos, piensan que dicha mujer, aun no ha compensado con sus ingresos, los gastos que haya podido ocasionar a su propia familia.

Esto me ha hecho recordar el concepto de prole y proletariado. De hecho el traer hijos al mundo es un obstáculo y un bien en si mismo; obstáculo porque representan más bocas que alimentar, pero un bien porque son productores y aquí se encuentra el contratiempo al que hace referencia Messner: contratiempo porque este sujeto productor deja de producir para una familia y pasa a ser un bien para la de su pareja: una curiosa mercancía. Aunque en la novela, el hijo de Maheu permanece en el hogar a pesar de tener dos hijos con su vecina a instancias de la Maheuse que se resiste a lo inevitable.

icaras Siguiendo con la sugerencia de Leola podríamos iniciar bloques temáticas, como por ejemplo el trabajo en la mina. Una mina que es el centro neurálgico al que se acercan todos, mineros y familia, así como la pequeña burguesía y clase acomodada. Una mina que exige sacrificios de generaciones, pero que a la vez confiere hombría y valor a quién baja día tras día. Me recuerda un poco la relación de la mar con los marineros.
diego_valmon
Cita: icaras Dijo

Siguiendo con la sugerencia de Leola podríamos iniciar bloques temáticas, como por ejemplo el trabajo en la mina. Una mina que es el centro neurálgico al que se acercan todos, mineros y familia, así como la pequeña burguesía y clase acomodada. Una mina que exige sacrificios de generaciones, pero que a la vez confiere hombría y valor a quién baja día tras día. Me recuerda un poco la relación de la mar con los marineros.

Me parece bien...
Creo que lo negro de la mina, la esclavitud que ella conlleva, es la que marca toda la novela. La novela comienza en una oscura noche donde lo único que apenas se distingue es una suerte de agujero inmenso y poco más, que como deciais, va tragando a los hombres y mujeres que allí se dirijen. La primera parte, a mí al menos, me parece llamativa por eso, porque todo parece algo oscuro, siniestro. Cuando Etienne consigue el trabajo lo hace casi con una fatalidad, y la descripción del primer día en el tajo es algo angustiante, a mí me angustió al menos. Sientes el sudor caer, sin poder ver mas allá de tus narices y de la pared, con el riesgo constante de la muerte etc.
La mina, las minas de la zona, tal y como las describe Zola son un hoyo, de hecho, el inmenso agujero del final, creo que es una metáfora del agujero de la mina en la vida de los mineros.
Creo que Zola ha querido dotar de vida propia a la mina porque, al igual que otras relaciones, esta con los obreros está muy marcada...es un personaje más, un hado presente constantemente de una u otra forma

Soldebreda Quiero destacar dos elementos:
La comida; la dieta que llevan los mineros y su familia; la descripción minuciosa, pero no por ello aburrida de cuando, como, donde... comen y qué comen, como distribuyen los alimentos, exiguos( he llegado a sentir un afán de ahorro y de hambre mientras leía) y me ha recordado "La Busca" de Pio Baroja que aunque se situra como 50 años después, sientes el día a día de penurias y hambruna.

El otro elemento que me parece importante es La Mina; Etienne es nuestros ojos la primera vez que desciende en la jaula y recorre sus túneles, creo recordar 540 m de bajada, y no pude evitar comparárlo con los rascacieles que estan construyendo en Madrid, que no llegan a 300m de alt., y me parecen de vértigo, ¡que miedo! Mas adelante habla de la mina de Delauny, con mayor profundidad, unos 700m. Las descripciones de la vida en el interior de la mina es algo que me ha impresinado,

messner L a mina no es solo el inmenso agujero, que se va tragando a los hombres. No olvidemos una vez llegado al final del mismo, la cantidad de túneles que parten en diferentes direcciones, que pueden desorientar a cualquiera, que no esté acostumbrado. E incluso a los más valientes, como cuando se produce el derrumbe de esta.
En la huida llegan a confundir el camino y pierden el sentido de la orientación.
Por otra parte dentro de esta, nos narra la posición que cada uno de ellos ocupa dentro de la cuadrilla. Y como se distribuyen el trabajo según sus habilidades, para sacar el máximo rendimiento y con esto el mayor salario. Olvidando unas mínimas normas de seguridad.

Un saludo.

Papillon Interesantes comentarios,sigo el hilo con atención, solo quería decíroslo.
Gracias.
Leola La mina representa al sistema económico del momento y la causa de todo lo que acontece en la sociedad, en este caso, en el poblado de mineros, pero era en toda Francia donde se sufría el poder de una burguesía enriquecida después de la revolución francesa y que se vió obligada a dar un "salario" a los esclavos de siempre, las clases más bajas.
La mina y sus condiciones laborales influye no sólo en la hambruna en la que viven (el salario está ajustado para que sólo tengan energía para trabajar, lo justo, según los burgueses), también influye en la moral (los mineros están "obligados" a vivir en esos barracones, austeros, pequeños, donde los miembros de la familia no tienen intimidad). El apunte de prole que ha hecho Icaras ha sido muy acertado y es que también la Mina obliga a tener hijos.
Es terrible con qué naturalidad asumen la muerte en el trabajo y como se arriesgan a seguir picando, a pesar de los malos entibados, con tal de tener pan para comer.
A mi también me ha impresionado las descripciones de la mina, la oscuridad, el olor a grisú, los cuerpos desnudos y sudosos, el cansacio...

Seguiré...

Besos,
Leola


icaras Al igual que a vosotros, el principio de Germinal me resultó espectacular: oscuridad, frío y hambre. La huida de Etienne se detiene ante la posibilidad de encontrar trabajo en la mina y como señala Diego, es casi una fatalidad, la renuncia a una forma de vida como mecánico o conductor de locomotora. Parece una degradación, un mal trabajo. No obstante, esta natural resistencia que, como muy bien indica Soldebreda, el joven resulta ser nuestros ojos y a través suyo percibimos las dificultades y dureza del medio. La mina se resiste a que le arranquen su carne y se lo cobra duro a los mineros. Messner destaca la distribución del trabajo en la mina y este es un aspecto que merece reflexión: todo colectivo tiene su propia idiosincrasia, sus valores y sus héroes. Es posible que el trabajo de minero se encuentre en la posición más baja de la escala social, no obstante pertenecer a la cuadrilla confiere un estatus.

“Los mineros son hombres rudos que tienen la cabeza más dura que las máquinas” (p.149). Es cierto, sin embargo dentro de esa rudeza tan despreciada por los hipócritas burgueses, los mineros tienen un honor y sentimiento de grupo que se pone en acción en cuanto una mina se derrumba, ayudando con los escombros. Una solidaridad para con los demás que se ve puesta en peligro ante las injusticias (como por ejemplo la Ley del bronce donde se subasta el trabajo y se baja el precio del trabajo en detrimento propio). Una situación de indefensión que les constriñe y provoca que “en el pozo fermentaba un sordo descontento”. “(…) germinaba poco a poco una áspera cosecha de hombres que maduraba al sol”.

Los mineros tienen una vida ingrata (ingrata en la medida en que se encuentran sometidos, arriesgando sus vidas en más de un sentido), pero se percibe esa ¿satisfacción, aceptación? de tener tu sitio en la mina y ser reconocido como uno de ellos. Los mineros pertenecen a la mina, pero también ella les pertenece a ellos. Es un lugar que se han ganado, de generación en generación. En contraste tenemos a la burguesía que desprecia a los mineros –de cuyo trabajo viven- o Rasseuneur el tabernero o Pluchard el de ultramarinos que viven de sus negocios, pero gracias a la mina… es decir, siguen vinculados. De alguna manera u otra, la mina está presente para todos.

Personalmente, me impactó mucho la metáfora en la que se compara a la mina como una persona sedienta, podríamos decir incluso alcohólica… que nunca tiene suficiente o como una persona bulímica, que come y come, traga y traga, pero no saborea, solo devora, engulle. Encontré esta imagen muy exacta.

En cuanto a las sensaciones, creo que existen para mí tres momentos: el primero cuando Etienne entra por primera vez en la mina y Caterine le ayuda a enderezar el carrito. Ese cuerpo blanco, escuálido, sudado de la joven y a pesar de todo, fuerte para empujar con la espalda y enderezar la máquina. El segundo es el derrumbre, cómo corren todos, subiendo esa escalera interminable, donde no llegan a alcanzar la salida. Una lucha por la supervivencia. Cómo los animales saben en su instinto que la muerte está cerca. Agotamiento y miedo, premura y peligro. Y el último momento es cuando Etienne y Caterine buscan una salida: un laberinto de frágiles paredes que acaba siendo una cárcel. Arrinconados en un oscuro agujero, inundados de agua, agotados, a oscuras….. uff!!!

icaras
Cita: Papillon Dijo

Interesantes comentarios,sigo el hilo con atención, solo quería decíroslo.
Gracias.

Gracias Papi por lo que a mi respecta, no obstante te echamos de menos por aquí!

La verdad es que estas lecturas compartidas ofrecen un placer que no tenemos en soledad. Siempre me da la sensación de sacarle mucho mas "succo" con todas las aportaciones.

Editado por - icaras el 19 Septiembre 2008 11:48:55

sobe2377 Hola, me he incorporado un poco tarde a la lectura de Germinal así que ayer mismo he terminado de leerlo.

Me parecen muy interesantes todos los comentarios que habeis realizado ya, destacando aspectos que a todos nos han llamado la atención ( como la atmósfera oscura, incluso claustrofóbica que respiramos al leerlo) o profundizando en aspectos más técnicos, en torno al género utilizado, por ejemplo.

Personalmente, lo que más me ha llamado la atención es el papel que juega Etienne a lo largo de la historia. El libro está cargado de personajes con gran peso y esencia propia, pero es él quien, en mi opinión, "recoge la cosecha", hace saltar el viejo sistema de sometimiento absoluto. Etienne carece de esa herencia común de obediencia ciega, como vemos desde las primeras líneas del libro, puesto que llega a Montsou tras ser despedido al abofetear a su antiguo jefe... En él parece florecer más bien un espíritu rebelde, que inunda el poblado poco a poco y que consigue rescatar el orgullo perdido y olvidado de casi todos los mineros.

Es indiscutible que su actitud provoca un vuelco en la vida de las gentes de Montsou, no se si es sólo la última gota que desborda el vaso o tal vez la esencia misma del cambio. Con él, los mineros empiezan a vislumbrar un futuro distinto, a no conformarse con su miserable existencia, a pensar por si mismos y cuestionarse el sistema. Los viejos del lugar parecen más anclados al antiguo orden, dicen haber visto pasar a muchos otros que lo intentaron y predicen un fracaso ineludible... Me parece interesante el asunto porque es la vieja historia de la felicidad en la ignorancia (aunque aquí tampoco se pueda hablar de felicidad...), rota al abrir los ojos, ante la posibilidad de un mundo igualitario que les hace perder la fuerza para bajar diariamente a dejarse la vida por muy poco dinero.

Además, hay dos momentos en los que creo no haber entendido la actitud de Etienne. En primer lugar, el hecho de destruir el entibado de la mina, y provocar el derrumbamiento con muchos mineros dentro, entre ellos él mismo, y su querida Catherine. Yo creí entenderlo como su final, morir con sus ideas de alguna forma, sin dar su brazo a torcer, para que la muerte y sufrimiento de sus compañeros no fueran en balde. El segundo momento está relacionado con la muerte de ésta. Cuando Etienne consigue escapar de una muerte segura, que él mismo había provocado, imaginé que su futuro sería desdichado. Provoco el derrumbamiento que sepultó a su amada y él escapó con vida de la mina, de donde el resto de mineros le vieron salir como uno más de los "vencidos". Parece que el último mensaje que envía a los mineros es el de la derrota, si hasta el líder de la revolución acaba bajando y cediendo a las pretensiones del capital... ¿Qué va a hacer el resto? De hecho, eso es lo que encuentra cuando vuelve al poblado, un retorno a la sumisión aceptando incluso la vieja rebaja en el sueldo.

Quiero añadir a esto que el libro me ha parecido fantástico, me ha enganchado desde el principio. Te hace meterte en el papel del minero, ver cómo va creciendo en ellos la semilla de la rebelión... Es una plasmación perfecta de las teorías marxistas, que siempre llamaron mi atención.

Leola Bienvenido sobe2377, has llegado en el mejor momento, acabamos de empezar.

Cita: sobe2377 Dijo

Además, hay dos momentos en los que creo no haber entendido la actitud de Etienne. En primer lugar, el hecho de destruir el entibado de la mina, y provocar el derrumbamiento con muchos mineros dentro, entre ellos él mismo, y su querida Catherine.

No, no es Etienne quien destroza los entibados y provoca el derrumbamiento sino Souvarine (el maquinista de ideas anárquicas) de hecho trata de impedirle de algún modo la vuelta a la mina cuando éste se dirige con Catherine. Pero recuerda sus días en Moscú y al mirarlos se dice a sí mismo: "Cuando en el corazón de un hombre hay una mujer, el hombre estaba acabado, podía morir" y los deja marchar, despidiéndose de ellos "para siempre".

De todas formas aunque no provocara él el derrumbamiento, sí que persiste un sentimiento de culpa en Étienne. La culpa de haber arrastrado a los mineros a luchar por una vida mejor y llevarlos a la muerte. Ël no es consciente de que ha sido la semilla de futuros cambios y se va derrotado, pero con un halo de esperanza que aumenta conforme se aleja del poblado. En su ida va notando el aire fresco, el cielo abierto y va recordando la lección vivida. Retoma fuerzas y promete no olvidar a los compañeros caídos. Seguirá luchando.


Besos,
Leola

Heathcliff Las condiciones de trabajo en las minas no habían mejorado sustancialmente, casi un siglo después de la Revolución Francesa. Y la situación económica de las clases bajas seguía siendo una mera supervivencia. Por eso resultaba tan importante contar con hijos que aportaran nuevos brazos para ayudar a la economía familiar. Uno de los motivos de discusión de la Maheude y la Levaque son los gastos que los nietos comunes ocasionan a esta última, mientras que la primera trata de mantener los ingresos que aporta su hijo durante el mayor tiempo posible. Además, ha de tener en cuenta que tiene una hija inválida que no podrá acudir a la mina, aunque suponga una ayuda muy importante en el hogar.

Debido a estas condiciones tan dura de trabajo, Étienne piensa, en un principio, abandonar el pueblo después del primer día. Finalmente, decide quedarse y consigue alojamiento gracias a su relación con Pluchart, a quien conocía de su estancia en Lille. Por tanto, tiene unas ideas diferentes, ya ha estado en contacto con las ideas revolucionarias que recorrían Europa en aquella época. Además, Maheu le admira, no sólo por su trabajo, sino porque dedica su tiempo a leer e instruirse y la Maheude se dedica a "presumir" de inquilino ante las vecinas.

Souvarine me parece demasiado desencantado, después de su huida de Rusia y no tiene demasiada intención de involucrarse en los problemas del pueblo de mineros.

Por otra parte, creo que el sentimiento de culpa de Étienne tiene una vertiente muy personal, debido al dolor y al sufrimiento que ha llevado a la familia Maheu. Él no tiene intención de volver a bajar a la mina hasta que oye a Catherine que se levanta de madrugada e intenta convencerla de que no vaya.

Un saludo,

Soldebreda En muchos momentos de la lectura, me imaginaba las escenas como si viera una película, con descripciones que me daban imagenes, quiero destacar la "batalla" de los mineros en la puerta de Voreux, cuando tienen acorralados a los soldados, primero intentando convencerlos, luego pasando a los insultos y la provocación y finalmente con piedras, me parece una narración magistral, podía ver cada detalle con claridad, sin emborronar la lectura, con mucha sencillez y al mismo tiempo con realismo.¿Os gusto? Mi hijo me trajo la película, que yo desconocía, y este finde la veré, espero no desilusionarme. ¿Alguien la ha visto?
sobe2377 Vaya desliz! Eso me aclara mucho toda la historia final. Muchas gracias por la corrección.
messner
Cita: Soldebreda Dijo

En muchos momentos de la lectura, me imaginaba las escenas como si viera una película, con descripciones que me daban imagenes, quiero destacar la "batalla" de los mineros en la puerta de Voreux, cuando tienen acorralados a los soldados, primero intentando convencerlos, luego pasando a los insultos y la provocación y finalmente con piedras, me parece una narración magistral, podía ver cada detalle con claridad, sin emborronar la lectura, con mucha sencillez y al mismo tiempo con realismo.

De acuerdo contigo Sol, en la crudeza de la batalla, y del dramatismo que conlleva. Pero…en ella volvemos a ver, que las escenas más sangrientas, están realizadas por mujeres nuevamente. Como si ellas, fueran al final las que llevan el peso definitivo, en todas las decisiones importantes, tanto dentro de la propia familia como en el poblado.
Esto mismo volvemos a verlo, en la huelga general, que la Maheuse en un momento dado dice que su marido volvería al trabajo, por encima de su cadáver.
Así como para, Pluchard. No dejan de ser una moneda de cambio, en ciertas ocasiones.

Un saludo.

icaras Habéis hecho mención de dos temas: Etienne y las mujeres (me encanta, esto avanza solo!!).

Con respecto a las mujeres, si los hombres viven sometidos a las presiones de los jefes, éstas lo están de los hombres. Las mujeres cobran menos por su labor en la mina, se encuentran expuestas igual que ellos y además sometidas a los deseos de los hombres: “(Lydie) ella corría tras él y se dejaba arrastrar con el temblor delicioso del instinto, a menudo disgustada, pero cediendo siempre en espera de algo que no llegaba”.
Este “no llegar” me recuerda el simple placer sexual, negado durante mucho tiempo a la mujer porque el hombre sólo se procuraba su propia satisfacción. “(…) sufriendo el macho antes de tiempo, con esa sumisión hereditaria que, desde la infancia, derribaba en capo abierto a las chicas de su raza” (p.144). “Si sólo dependiese de mí…, para lo que me divierte… Es él. Cuando quiere algo, me veo forzada a querer lo mismo, porque es el más fuerte. (…) En fin, lo hecho, hecho está y no se puede deshacer, porque ahora lo mismo da él que otro. Tengo que casarme”. Donde parece no haber espacio para el amor, sólo para la necesidad. Emile Zola resulta un escritor muy interesante que da voz a todos los oprimidos, incluidas aquellas que se encuentran al final de la opresión.

Curiosa la comprensión que tiene la mujer de Maheu con su esposo diciéndole que se guarde dos sous para que eche un trago, a pesar de que eso signifique no tener dinero para comer. La comprensión y el respeto hacia el momento que el hombre necesita para despojarse de la bestialidad que confiere la mina. “(beber) era un simple lavado, sin alegría ni pasión, la muda satisfacción de una necesidad” (p.87).

Merece especial mención el comportamiento de las esposas que estiran la paga, alargan la comida, buscan donde no hay, que se prostituyen ellas o sus hijas para tener algo que comer. Un comercio carnal acallado por el ruido de las tripas. Cómo apoyan en la huelga a sus maridos o como señala Messner, quiene acaban por sostener la huelga, a pesar de saber que esa situación sólo las lleva a pasar más hambre y miseria, pero manteniéndose fieras y orgullosas.

También su desfogue cuando estalla la huelga es digno de mención. Un grupo de vengadoras, armadas de su ira, dispuestas a cualquier cosa para resarcirse de los años de injusticia, miseria y hambre. “Algunas llevaban a su pequeño en brazos, lo levantaban, y lo agitaban como una bandera de duelo y de venganza. Otras, más jóvenes, con pechos hinchados de guerreras, blandían palos; mientras que las viejas, horribles, gritaban tan fuerte que las cuerdas de sus cuellos descarnados parecían a punto de romperse”.

Una revuelta que enfrenta al pueblo contra el pueblo, donde los mineros sólo reclaman “pan” para comer, un poco de compasión o empatía, pero donde la clase pudiente emplea la ley para defenderse y ampararse en su propia justicia. Los gendarmes o los dragones del ejército serán quienes los protejan, gente también humilde auxiliando a los poderosos. “Caminaba pensando en aquellos soldados, cogidos del pueblo y a los que armaban contra el pueblo. ¡Qué fácil sería el triunfo de la revolución si el ejército se hubiera declarado repentinamente en su favor! Bastaba que el obrero y el campesino recordasen en los cuarteles su origen” (p.373). “(…) contra aquellos hermanos cuyo corazón cambiaban al ponerles un pantalón rojo en el trasero” (p.375).

icaras Etienne es un joven idealista. Su escasa experiencia y formación hacen de él un hombre deseoso de aprender y el público de la mina estimula su coraje y arrojo. Me produce pena, porque a pesar de su idealismo y pureza, muestra cierto nivel de inconsciencia con respecto a las familias y las repercusiones que tendrá para ellos la huelga en sus vidas. Muestra inmadurez e inseguridad, deseando a Caterine y no hablándole de sus sentimientos. Su afán de protagonismo ante los mineros que le tienen por un hombre instruido cuando no es del todo así, a pesar de hacer todo lo posible para formarse, es el acicate para declararse la guerra con Rasseuneur, y aquí Zola resulta magistral porque pone en evidencia las flaquezas humanas, donde a pesar de pretender la libertad y la justicia, se pone en evidencia las manipulaciones de la que todos hacen gala para ganar la partida. Donde los intereses personales se alzan por encima de los del colectivo.

icaras
Cita: Soldebreda Dijo

Mi hijo me trajo la película, que yo desconocía, y este finde la veré, espero no desilusionarme. ¿Alguien la ha visto?

Espero que la disfrutes. Yo la vi hace mucho tiempo y estoy tentada en volver a verla. En su momento recuerdo que me gustó... pero de eso hace mucho años y ya sabemos que el libro tiende a superar con creces cualquier película.

Heathcliff De todas formas, creo que Étienne es consciente de que la huelga se declara demasiado pronto. Se ven forzados por las circunstancias, con la pretensión de la Compañía de hacer ciertas reformas en los pagos por los trabajos realizados.

Hay que reconocer que sería difícil conseguir el respaldo económico necesario para la huelga del fondo de previsión que Étienne trata de crear; probablemente, aplazaría la lucha durante mucho tiempo. Pienso que contaba con una respuesta más favorable de la Internacional y de las promesas hechas por Pluchart, que finalmente resultan agua de borrajas.

Pasando al tema de las mujeres, no sé si conocéis este poema de Machado, que ilustra muy bien la fuerza y decisión de las mujeres en los asuntos importantes:

En esta España de los pantalones
lleva la voz el macho;
mas si un negocio importa
lo resuelven las faldas a escobazos.

Y también están las mujeres y las hijas de los burgueses. Por ejemplo, Cécile a quien tienen totalmente apartada de las penalidades de la vida, cuyo único contacto con la miseria es a través de las obras de caridad que le son permitidas. También Deneulin deja que sus hijas participen en la excursión con Négrel y la señora Hennebeau, como si no pasara nada, a pesar de saber que la revuelta ya está en marcha.

Négrel incluso se muestra despectivo con los huelguistas una vez que se encuentran con ellos:

"-¡Sacad vuestros frasquitos de perfume, pasa el sudor del pueblo! -murmuró Négrel, a quien, a pesar de sus convicciones republicanas, le gustaba burlarse de la canalla con las damas." (pág. 396).

Un saludo,

diego_valmon Estoy de acuerdo con Heathcliff que Etienne comprende que la huelga es inmadura. Su idea era preparar una buena caja de previsión y, sin embargo, no es posible, no da tiempo y la huelga, entre otras cosas, se viene abajo por la desesperación que provoca esa ausencia de futuro.
Etienne creo que sufre una metamorfosis a lo largo de la obra. Es decir, al principio aparece como un joven casi desesperado por encontrar trabajo, que acepta aquel duro trabajo en la mina, pero poco a poco, va ganando la confianza de la gente. Al final se convierte en el líder nato, incluso desplazando al habitual lider revolucionario del poblado. Y por último la caida del héroe. Es decir, ettiene comprende cómo todo no ha tenido sentido, incluso él vuelve a la mina acompañando a Catherine. Creo que si al principio era más idealista, soñando con la Internacional, al final es más cercano al suelo, aunque, desde luego, parece que cuando emprende camino a París, lo hace embadurnado de ilusiones políticas.

Respecto a las mujeres, poco que añadir después de lo que habeis dicho ya. Yo creo que por una parte Zola quiere mostrar una suerte de matriarcado dentro de un feroz patriarcado. Son las mujeres las que reciben los frutos y, hasta cierto punto, con sus actitudes y actividades las que terminan llevando el peso de todo, salvo el trabajo en algunos casos. Son las más feroces, las que queiren llevar adelante la huelga a pesar de todo...si bien están bajo el pie del hombre, a veces tenía la tentación de pensar que era un poco al revés. Desde luego a ojos del trabajo eran bien diferentes, cobraban menos, por el mismo trabajo y encima estaban obligadas, practicamente, a convertirse en hombres, para luego ser empotradas como animales detrás de cualquier rincón...

Leola Como ya habéis apuntado, el papel de la mujer en esta época me parece fundamental, siempre a la sombra ¿como no? pero con el peso de las decisiones importantes. Son ellas las que mantienen el equilibrio de la nefasta economía familiar y social, son ellas las que paren y mantienen el pontencial humano del trabajo, son ellas las que bajaron a la mina cuando eran niñas, y las que en momentos cruciales, como la huelga, dan la cara y sacan a relucir toda la rabia contenida de generaciones aplastadas, de hecho son las más crueles, releáse el pasaje de la mutilación de Maigrat. Ellas son las que dan un toque de "amabilidad" a esa vida dura que llevan los mineros, tanto en el terreno sexual como en la aceptación del "sino" que les ha tocado vivir. Sin embargo no me parecen mujeres resignadas, sino personas que tratan de adecuarse al devastador imperio de la injusticia capitalista y desde su ignorancia y estatus social van discerniendo los acontecimientos venideros.

Besos,
Leola

Soldebreda Icaras, estas que te sales!!
Estoy disfrutando mucho leyendo vuestros comentarios, en especial los de nuestra moderadora, también es verdad que la novela tiene tantos cabos por donde tirar ( me refiero a comentar) que esto es una gozada.
Ayer ví la peli, esta muy bien pero... es indudable que prefiero la novela tan llena de detalles y de personajes que no aparecen en la peli, ... vamos lo normal, pero tiene merito.
icaras Sí, Etienne es consciente de que no hay recursos para sostener una huelga prolongada y que ese resulta ser el detalle que todo lo obstruye y que las cosas sigan después igual (o peor). No obstante, me parece que Zola hace una reflexión en relación al protagonista y su actitud, lo que le lleva a enfrentarse al tabernero. Esta situación plasma la competencia que acaba prevaleciendo entre las personas: los ideales se supeditan a las ambiciones personales (como nos ha ido confirmando la Historia). Estoy de acuerdo con Diego, Etienne se hace "hombre" en este periodo, porque se da cuenta de lo que es capaz, se pone a prueba a sí mismo y obtiene el apoyo popular.... pero a pesar de ello, creo que el discurso de Zola nos indica con delicadeza que los humanos tenemos nuestros rincones oscuros y Etienne tampoco está libre del afán de protagonismo, de soñar con ir a París y ser oído por otras personas. Esto sólo nos indica que es humano y que como personaje está bien perfilado, con sus limitaciones y conflictos personales.

Personalmente no creo que las mujeres sean más crueles, en todo caso lo es la masa, donde la individualidad queda sumergida en el anonimato de la multitud. La mutilación de Maigrat es la conclusión natural de un acto vengativo. Impactante, violento y desvastador sí, pero sin duda inevitable en una situación de masa encolerizada, hambrienta y que busca desquitarse. Su acción sorprende incluso a los hombres, quienes dan la espalda al prestamismo sexual al que las mujeres se habían de someter para llevar algo de comida a los platos.

¿Qué otros personajes os han llamado la atención?

icaras
Cita: Soldebreda Dijo

Icaras, estas que te sales!!
Estoy disfrutando mucho leyendo vuestros comentarios, en especial los de nuestra moderadora, también es verdad que la novela tiene tantos cabos por donde tirar ( me refiero a comentar) que esto es una gozada.
Ayer ví la peli, esta muy bien pero... es indudable que prefiero la novela tan llena de detalles y de personajes que no aparecen en la peli, ... vamos lo normal, pero tiene merito.

Gracias Soldebreda, aunque el mérito es común, porque de nada sirve moderar el club si no estuviérais. El lujo es contar con vosotr@s!

Soldebreda
Cita: icaras Dijo

¿Qué otros personajes os han llamado la atención?

Me han gustado todos los personajes, en general están tan conseguidos..., me parecieron tan verosímiles, pero el personaje de Catherine es quizá el que mas me ha irritado, en ocasiones sin llegar a entenderla y otras sintiendo pena por su resignación, por ser niña y tener que sufrir como un adulto y no revelarse, no darse ninguna tregua, aguantar a ese "Chaval" que se me hizo aborrecible,.... bueno ella es quizá la que mas emociones distintas me ha hecho sentir.

diego_valmon Efectivamente, como dice icaras, las pasiones personales son las que parece que conducen todo: los burgueses no permiten el avance o desarrollo de la huelga por sus propios intereses: no ver hundirse su mina, medrar en la empresa etc. De hecho, la descripción que se hace de los Greogrie es algo así: son personas que solo miran por si mismas sin ver lo que sucede alrededor, prefieren su dinero seguro que otra cosa.

Respecto a los personajes me llama la atención el abuelo Maheu, es como un dios inactivo pero omnipresente que con su vieja sabiduría intenta llevar todo por un camino, el de la resignación pero que al final obtiene su papel determinado, una justicia extraña sobre los burgueses. Además es él quien nos introduce en la región y en la mina, en el funcionamiento de las cosas.
Otra es la Mouquette no solo por su sexualidad, también por su personalidad vivaracha, en la huelga Zola la describe como una de las más activas en sus insultos
Hay otros personajes: los ingeniero, en la otra banda, así como los burgueses, ajenos al mundo de la mina y que se creen con potestad y poderes sobre ellos porque no son mineros o porque son superiores.
Esto es alguno sólo...pensaré más

Leola Com dice Soldebreda, todos los personajes son importanes, ninguno pasa desapercibido, todos y cada uno de ellos tiene su propia voz y personalidad.

Además de los que habéis dicho, yo destacaría a los tres niños, Jeanlin, Belbert y Lydie, son niños sin infancia, hechos adultos sin madurar, sin embargo repiten los roles de los mayores a la perfección. Como la sumisión de la mujer ante el hombre en la sexualidad, o como el poder del más "listillo" para someter a los otros. Sus juegos se reparten entre la necesidad de buscar verduras para la cena y la picaresca que el hambre agudiza.

Y otros dos personajes que van unido, aunque encontrados en las ideas, y que también son como apoyos de la trama que nos presenta Zola son: Souvarine y Pluchart, uno partidario del asociacionismo laboral con ideales anárquicos más cerrado y el otro con esperanzas en el sindicalismo de Marx. Realmente, esas eran las corrientes ideológicas que corrían por la epóca y Zola lo plasma en estos dos personajes.

Besos,
Leola

biblio Estoy con Icaras cuando dice que no se puede hablar de romanticismo, a pesar de que de alguna manera aparecen las relaciones amorosas, pero es tanta la bestialidad de ellas que, a pesar de la excepción que supone Ethienne, no se puede considerar esta como una novela romántica. Leyendo no podía evitar las comparaciones con el cine del realismo y el neorrealismo italiano, con películas como "Arroz amargo", o con la gran novela de Steinbeck "Las uvas de la ira", imagino que porque ambas manifestaciones de la cultura habrán bebido de las fuentes que nos dejaron tanto Zola como Victor Hugo, Dickens o Galdós. Sin ánimo de querer contradecir a quienes seguro saben más de teoría literaria que un servidor, sinceramente creo que esta novela es, ante todo, parte de las corrientes literarias encuadradas en el realismo del siglo XIX que autores como Galdós o Zola ensalzaron.
biblio Soldebreda dijo: "En muchos momentos de la lectura, me imaginaba las escenas como si viera una película, con descripciones que me daban imagenes, quiero destacar la "batalla" de los mineros en la puerta de Voreux, cuando tienen acorralados a los soldados, primero intentando convencerlos, luego pasando a los insultos y la provocación y finalmente con piedras, me parece una narración magistral, podía ver cada detalle con claridad, sin emborronar la lectura, con mucha sencillez y al mismo tiempo con realismo.¿Os gusto? Mi hijo me trajo la película, que yo desconocía, y este finde la veré, espero no desilusionarme. ¿Alguien la ha visto?"

Pues bien, yo vi la película, protagonizada por Gerard Depardieu, y me pareció que, como siempre en las películas que se basan en buenas novelas, se quedaban muy cortos al intentar transmitir la historia, aunque realmente sí goza de una buena ambientación.

biblio Los personajes que más me han impactado son Etienne, la Maheude y el pilluelo de Jeanlin, que en medio de tanta miseria, cual si de un diablillo se tratase, se comporta como lo haría cualquiera de nuestros pícaros del siglo de oro, con la diferencia de esa facilidad natural para hacer maldades, a las que la mayoría de las veces no se ve abocado por la necesidad, sino por simple y puro placer.
sobe2377 Realmente estoy disfrutando mucho leyendo vuestros comentarios. Tengo la impresión de profundizar en cada personaje y momento, mediante la reflexión y el recuerdo que provocan vustras apreciaciones...

A mí, a parte de Etienne, me llamó la atención la figura del padre, Maheu. Es un personaje que transmita buenas sensaciones: es uno de los mejores mineros del pueblo, una persona respetada, que no comete grandes excesos con el alcohol, las mujeres, los locales nocturnos... desde el principio tiende su mano a Etienne, concediéndole tiempo para adaptarse al trabajo, o ayudándole a encontrar alojamiento en la posada de Rasseneur. Da la impresión de ser una buena persona, respetado incluso por los burgueses, que parecen sorprendidos al verle entre los líderes del pueblo, a la cabeza de la huelga. Si Etienne representa un aire nuevo, portavoz de las nuevas ideas revolucionarias, Maheu es la voz del viejo trabajador, que sabe lo que es el trabajo duro y la miseria, el representante de tantos otros mineros que se encuentran en su misma situación.

messner De los personajes, que mas me gustaron, podríamos citar a Maheu, por su forma de comportarse en todas y cada una de las situaciones, y como no la Maheude. Pero quien más me llamo la atención han sido los niños, Jeanlin, Belbert y Lydie. Especialmente Jeanlin, y su particular forma de ver la vida y de la facilidad que tiene para imponer su opinión al los otros dos, especialmente obligándolos a hacer toda clase de pillerías, siendo él siempre el mayor beneficiario.
Algo que en mi opinión, siempre está presente en el libro es el ansia de poder, de casi todos los personajes que en él aparecen.
Los dueños de la mina sobre los mineros y el poblado, así como sobre las otras explotaciones más pequeñas, que aspiran poseerlas.
Etienne, que aspira a ser un líder en el mundo laboral y ser un gran orador admirado por todo el mundo.
Los hombres sobre las mujeres
Chaval sobre Catherine.
Jeanlin, sobre Belbert y Lydie

Un saludo.

diego_valmon http://www.elpais.com/articulo/cultura/Espana/invento/realismo/elpepucul/20080926elpepicul_2/Tes

Aquí vienen algunas reflexiones de Francisco Rico sobre el realismo y que, por tanto, podrían ser aplicadas al naturalismo, me han parecido interesantes

Heathcliff Volviendo al tema de la relación entre Catherine y Étienne, pienso que la actitud de este último es la que provoca su fracaso durante la mayor parte la narración. Desde el principio, sabemos que Chaval le tiene "echado el ojo" a Catherine y será un motivo de rivalidad entre ellos.

Una vez que viven bajo el mismo techo, siguen manteniendo las distancias. Creo que Catherine espera que sea él quien dé el primer paso, sería lo natural según la educación que ha recibido. Además, no tiene el desparpajo de la Mouquette, a quien Levaque advierte en la feria: "...Tendrás que forzarlo." (pág. 174).

Catherine hubiera preferido una vida mejor al lado de Étienne, pero como no parece "estar por la labor", acaba resignándose a la gris existencia de la mayor parte de las esposas de los mineros:

"....¿No era esa la ley común? Nunca había pensado otra cosa, un forzamiento detrás de la escombrera, un hijo a los dieciséis años, luego la miseria en el matrimonio si su galanteador se casaba con ella...." (pág. 263).

De los personajes de la novela que más me gustaron destacaría a Souvarine, por su desencanto de las ideas socialistas, que le llevan finalmente a poner en práctica su idea de arrasar con todo para que "tal vez, brote un mundo mejor" (pág. 164). También el acomodaticio de Pierron y, aunque no es humano, el caballo Batalla.

Un saludo,

icaras Zola es un cronista, un observador social que narra los conflictos sociales de Montsou. Sus personajes están desarrollados de una forma brillante, consistentes, a los que a pesar de sus bajezas y flaquezas, les tomas cariño. Plasma sus contradicciones y miserias. No juzga y eso es lo más destacable, pero se nota que toma partido por los más desfavorecidos. El hombre es prisionero de un destino del que no puede escapar, como una fatalidad. Evidencia cierto desencanto ante la respuesta de los mineros, una respuesta por otra parte, muy humana “Nunca seréis dignos de la felicidad, mientras tengáis algo vuestro, y mientras vuestro odio a los burgueses proceda únicamente de vuestra necesidad rabiosa de ser burgueses en su puesto”. Como una condena, en la que no hay escapatoria, pero que a pesar de tener oportunidad de cambiar el sistema, la naturaleza del hombre es corrupta y egoísta, adhiriéndose a la clase burguesa como ansía Etienne a nivel político o como hacen los cuatro obreros que tocan la lotería.

Jeanlin es el niño que ha visto demasiado a edad temprana. No hay nada de ingenuo o infantil en él. El hambre y la miseria le han convertido en un pillo, un bandido, un ladronzuelo egoísta y avaricioso, un asesino, un aprovechado, un glotón. Un niño malicioso que sólo espera sacar máximo provecho de las circunstancias, abusando de sus amigos. Abuso y poder es el lenguaje que ha aprendido desde su más tierna infancia y a diferencia de Caterine o de su hermana muerta de hambre, sólo piensa en él. También llama la atención cómo los niños replican los estereotipos: Jeanlin, a pesar de no haber despertado sexualmente escenifica la cópula con Lydie; la pequeña Lydie, condenada si nada la evita a ser una Caterine II. Los pequeños son sin duda interesantes personajes.

La familia Grégoire o los Hennebeau suponen un contrapunto ante la oscuridad y miseria de la mina. Las clases acomodadas, limpias y nutridas. Ignorantes de la miseria, girando la vista y arrugando la nariz, distanciándose de lo que les sucede a la clase obrera, consideránola demasiado obtusa para lograr algo más y que sin embargo y de forma irónica, viven a costa de esa clase obrera. Se les niega la limosna “(…) éste negó rotundamente, con aire de cumplir un deber”, plenamente convencidos de hacer "un bien", preservando una conciencia de clase donde él (León Gregoire) nunca ha trabajado pero donde estima que los obreros no se merecen una limosna, puesto que eso les "restaría energía". Zola no arremete contra la persona, puesto que nos los muestra con sus defectos y flaquezas, sino contra el sistema que lleva a que los pobres se maten entre ellos. “¡Qué cosa tan abominable matarse entre pobres diablos por causa de los ricos!”.
Hennebeau es también digno de lástima. Un hombre que envidia el calor o amor que los hombres encuentran con sus mujeres, cuando a él le es negado. Oliendo las ropas de su mujer, nutriendo sus ansias de afecto con el consuelo de seguir teniendo su mujer y alegrándose en lo más íntimo que esta vaya perdiendo su belleza y lozanía para que ésta siga permaneciendo con él o consolándose que el engaño "se mantenga en casa". Un hombre solitario, orgulloso, triste y gris. Otro personaje digno de lástima, encerrado su propia cárcel.

Maheu es un buen hombre, un pobre infeliz que sólo desea hacer su trabajo, tener el plato lleno y beberse alguna cerveza después del trabajo. No aspira a nada más que a vivir una vida tranquila. Su esposa, la Maheude, resulta sabia en su propia naturaleza: “(…) no me siento orgullosa por haberme portado bien con él desde que nos casamos, porque, cuando no se hace el mal, a menudo es porque falta la ocasión”. Una mujer que sigue esperando demasiado del corazón de la gente. Que vive sometida a las circunstancias y que durante la revuelta se subleva por todo lo padecido. Una mujer valiente, luchadora y noble, que a pesar de las circunstancias seguirá adelante como nos desvela la novela.

icaras
Cita: Soldebreda Dijo

(...) el personaje de Catherine es quizá el que mas me ha irritado, en ocasiones sin llegar a entenderla y otras sintiendo pena por su resignación, por ser niña y tener que sufrir como un adulto y no revelarse, no darse ninguna tregua, aguantar a ese "Chaval" que se me hizo aborrecible,.... bueno ella es quizá la que mas emociones distintas me ha hecho sentir.

En algunos aspectos coincido contigo Soldebreda: parece tan sencillo cuando nos gusta alguien que las cosas sucedan, pero por desgracia, parece que el amor les está negado.

Cita: Heathcliff Dijo

Volviendo al tema de la relación entre Catherine y Étienne, pienso que la actitud de este último es la que provoca su fracaso durante la mayor parte la narración. Desde el principio, sabemos que Chaval le tiene "echado el ojo" a Catherine y será un motivo de rivalidad entre ellos.

No estaría del todo de acuerdo. Creo que Chaval es responsable de sus reacciones: de no contrarlas. De hecho, Caterine es la excusa, puesto que a Chaval sólo le interesa en el momento en que despierta los celas de Etienne. Mientras éste no está presente, Caterine se convierte en un estorbo o un desahogo en quién descargar las frustraciones, las ansias o los apetitos, sean éstos los que sean.

Cita: Heathcliff Dijo

Una vez que viven bajo el mismo techo, siguen manteniendo las distancias. Creo que Catherine espera que sea él quien dé el primer paso, sería lo natural según la educación que ha recibido. Además, no tiene el desparpajo de la Mouquette, a quien Levaque advierte en la feria: "...Tendrás que forzarlo." (pág. 174).

Sin duda Caterine espera que sea Etienne quién tome la iniciativa, así lo visto hacer desde su más tierna edad, pero no olvidemos que Etienne es un joven que tampoco tiene experiencia, además forastero e inquilino bajo el mismo techo. No pueden evitar ser conscientes el uno del otro y cuando ve que Chaval persigue a Caterine, no lucha por ella, dejándole a ella la decisión, cuano en realidad la pobre Caterine no tiene nada que decidir, puesto que su vida ya está decidida desde su nacimiento. Chaval la ha elegido y se reafirma en esta elección para "marcarle el territorio" al forastero: él manda y la hembra es suya. Etienne se encoleriza y responsabiliza a Caterine, lo que de alguna manera provoca que los jóvenes se distancien sin darse una oportunidad.

Cita: Heathcliff Dijo

Catherine hubiera preferido una vida mejor al lado de Étienne, pero como no parece "estar por la labor", acaba resignándose a la gris existencia de la mayor parte de las esposas de los mineros: "....¿No era esa la ley común? Nunca había pensado otra cosa, un forzamiento detrás de la escombrera, un hijo a los dieciséis años, luego la miseria en el matrimonio si su galanteador se casaba con ella...." (pág. 263).

¿Alguien puede elegir otro destino?


Cita: Heathcliff Dijo

(...) y, aunque no es humano, el caballo Batalla.

Batalla es un "personaje" tierno, sensible y hermoso. Cuando Zola le describe en su reconocimiento del joven caballo que traen abajo me emocionó: casi más humano que cualquier humano. Un bello animal, nacido libre y encerrado entre las tripas de la mina.
icaras
Cita: Leola Dijo

Como ya habéis apuntado, el papel de la mujer en esta época me parece fundamental, siempre a la sombra ¿como no? pero con el peso de las decisiones importantes. Son ellas las que mantienen el equilibrio de la nefasta economía familiar y social, son ellas las que paren y mantienen el pontencial humano del trabajo, son ellas las que bajaron a la mina cuando eran niñas, y las que en momentos cruciales, como la huelga, dan la cara y sacan a relucir toda la rabia contenida de generaciones aplastadas, de hecho son las más crueles, releáse el pasaje de la mutilación de Maigrat. Ellas son las que dan un toque de "amabilidad" a esa vida dura que llevan los mineros, tanto en el terreno sexual como en la aceptación del "sino" que les ha tocado vivir. Sin embargo no me parecen mujeres resignadas, sino personas que tratan de adecuarse al devastador imperio de la injusticia capitalista y desde su ignorancia y estatus social van discerniendo los acontecimientos venideros.

Efectivamente, el pensar en ellas me llena de tristeza pero a la vez de orgullo. Son mujeres fieras y hermosas, amazonas de la mina, capaces al igual que sus hombres de trabajar y deslomarse, de sacrificarse y dar lo necesario para sacar adelante a su familia. También resulta gracioso la competencia por tener la casa "más limpia" o más adecentada y que sea digna de ser visitada por la burguesía, aunque esta última tema coger algún virus...

icaras
Cita: diego_valmon Dijo

Respecto a los personajes me llama la atención el abuelo Maheu, es como un dios inactivo pero omnipresente que con su vieja sabiduría intenta llevar todo por un camino, el de la resignación pero que al final obtiene su papel determinado, una justicia extraña sobre los burgueses. Además es él quien nos introduce en la región y en la mina, en el funcionamiento de las cosas.

Creo que das en el clavo al definirlo como un dios inactivo pero omnipresente. No le hacen caso, es casi como un viejo trasto que sólo ocupa espacio y consume comida. Como los actuales abuelos, invisibles cuerpos, sólo hechos presentes cuando se hacen molestos. El final impactante, una justicia ¿poética? donde ya nada le queda por perder y a su manera se cobra una deuda de muertes. El abuelo Maheu, como indicas es a su manera un hilo conductor: callado y a quién no se escucha, ni siquiera su viejo amigo ¿el padre de Mouquette?, con el que por cierto, mantiene una curiosa y divertida relación.

Cita: diego_valmon Dijo

Otra es la Mouquette no solo por su sexualidad, también por su personalidad vivaracha, en la huelga Zola la describe como una de las más activas en sus insultos

Me encanta Mouquette, es el personaje más libre de todo el libro. Ama la vida de forma absoluta: disfruta de los hombres con salvaje alegría. Persigue a Etienne hasta conseguirlo. No se plantea más allá del momento. Su propio cuerpo: grande y gordo es excesivo, todo en ella lo es. No se refrena y vive la vida a grandes bocados.
Leola Icaras, fantástica como siempre. Vaya maestría para aunar comentarios y enriquecerlos. Ya sabes que me pienso imprimir todos los comentarios y que me los guardo en el libro.
Felicidades.... y seguimos.
Besos,
Leola
icaras
Cita: Leola Dijo

Icaras, fantástica como siempre. Vaya maestría para aunar comentarios y enriquecerlos. Ya sabes que me pienso imprimir todos los comentarios y que me los guardo en el libro.

Gracias Leola, eres un sol.
icaras
Cita: messner Dijo

Algo que en mi opinión, siempre está presente en el libro es el ansia de poder, de casi todos los personajes que en él aparecen.
Los dueños de la mina sobre los mineros y el poblado, así como sobre las otras explotaciones más pequeñas, que aspiran poseerlas.
Etienne, que aspira a ser un líder en el mundo laboral y ser un gran orador admirado por todo el mundo.
Los hombres sobre las mujeres
Chaval sobre Catherine.
Jeanlin, sobre Belbert y Lydie

Me parece un apunte muy interesante y que merece cierta reflexión: el tema del poder.

diego_valmon Madre mía icaras te pones y a ver por donde te contesto

Creo que aunque cada no nos hayamos quedado con "nuestro personajes" ya que a cada uno nos ha gustado más o menos uno que otro, Zola no los dibuja arbitrariamente. Zola, como dice ícaras no juzga, pero tampoco creo que los ponga porque si, sino más bien por ser un poco los arquetipos sociales que a él le interesan, en los dos bandos.
Jeanlin, por ejemplo, a mí es un personaje que también me llama la atención, no es sólo el niño sin inocencia, es creo gran parte de los niños conocidos por Zola que por la situación social (en mi edición ponía que no muchos años después se prohibe a los niñops trabajar) han perdido su inocencia. El carácer de Jeanlin es el de no importar nada y además desearlo todo, como dices, el poder le corrompe. Pero, creo, es al que le ha tocado ser muestra de todo, porque sus compañeros son, como quien dice, más aledaños.
Otros personajes creo que pasa lo mismo, de las mujeres son dos o tres las que se llevan el pleno dibujo, no todas están dibujadas al completo y la que lo está es la que lleva la carga de esos personajes, todos los que se parecen a ella.

Respecto a la pregunta que le haces a hethcliff sobre si alguien puede elegir otro destino, la respuesta es no. Es decir, creo que la novela es una muestra que la lucha contra cualquier destino es inaplazable. Catherine, con Chaval o con cualquier otro miembro de la mina no hubiera podido hacer nada, era su destino, tener hijos en la mina, morir en ella, ver cómo la mina se los traga etc. Parece que el destino de los mineros está escrito y no hay posiblilidad de huir. De hecho, huir es el intento de la huelga y no sólo termina mal sino que, además, empeora.

El tema del poder...¿todos quieren medrar? yo creo que de alguna manera sí. Es decir, dentro de su escasa parcela todos miran por medrar, crecer, o mandar sobre alguien.
El desencadenamiento de la huelga es una lucha de poder entre los dos líderes revolucionarios del poblado, Jeanlin siente fuerza sobre Lidye y el otro(no me aucerdo) Chaval sobre Catherine, un poder peligroso que además como decíais sólo se realiza cuando Etienne siente celos. La maheude siente cómo la sangre le hierve ante la impotencia o el abuelo se realiza en su parcela al matar a Cecile,. Los burgueses es tema aparte, creo que merecen verse desde otro punto de vista. Para ellos la vida no es sólo poder, es rosa, y miran todo como un aparte. Las minas funcionan bien y los mineros son felices...poco más les interesa. Creo que sin embargo, como deciais Zola no los juzgam simplemente los muestra.
En fin, creo que mehe liado y me he ido de un lado a otro,..

Leola
Cita: diego_valmon Dijo

Respecto a la pregunta que le haces a hethcliff sobre si alguien puede elegir otro destino, la respuesta es no. Es decir, creo que la novela es una muestra que la lucha contra cualquier destino es inaplazable. Catherine, con Chaval o con cualquier otro miembro de la mina no hubiera podido hacer nada, era su destino, tener hijos en la mina, morir en ella, ver cómo la mina se los traga etc. Parece que el destino de los mineros está escrito y no hay posiblilidad de huir. De hecho, huir es el intento de la huelga y no sólo termina mal sino que, además, empeora.

No estoy de acuerdo con lo que decís con respecto al "destino", de hecho creo que la lucha de los mineros, aunque fracasada en ese momento ya es un éxito para el ser humano que abre sus ojos a que otro mundo es posible. Cierto que el futuro lo tenían tan negro como el carbón, pero precisamente en esta obra el conflicto surge cuando abren los ojos a un cambio, sienten que pueden, será largo el camino, pero ya está dado el paso. Ellos no lo verán, pero sí las generaciones venideras, nosotros mismos gozamos de derechos laborales, gracias a gente que murieron defendiendo un ideal. Por lo tanto, el destino no es determinante, se puede luchar contra él y es el trabajo y el esfuerzo lo que nos hace avanzar.
Fijaos en la Mahude, al final de la obra, sí, tiene que volver a bajar al pozo si quiere comer, pero baja con una entereza y un orgullo que creo no tenía antes....ahí empieza el cambio.

Besos,
Leola

Editado por - Leola el 29 Septiembre 2008 22:59:00

diego_valmon Yo no creo que la Meheude baje con orgullo, más bien diría que baja con resignación: su marido, su hija y el abuelo están muertos (el abuelo no, pero como si lo estuviera) no tiene más remedio que bajarse los pantalones y aceptar lo que le den los de la mina que es el peor trabajo, el de ventilar aquellos pozos podridos por el gas.
Sí, ahora tendremos lo que dices y por lo que dices, pero en la época creo que Zola no quiere mostrar eso, de acuerdo está empezando el movimiento social, pero ¿qué papel juega en la obra? apenas ninguno más que pinceladas sutiles a la primera internacional y creo que Zola intenta demostrar que de poco sirivió aquel marasma de organización a la corta.
Determinismo es también la herencia fisica y psicológica de Ettienne que lo hace violento cuando bebe,m como lo eran sus antepasados.
Todo eso está planeando en la novela creo. La resignación del viejo Maheu, que cuenta otras intentonas de huelga. La del dueño del bar que avisa desde el principio a Ettienne que aquello no tiene un claro futuro y que lo que ahora gira hacia un lado puede comenzar a hacerlo hacia otro...
Sino determinismo, sí una enorme resignación una aceptación de las cosas como están, y que cuando se intentan cambiar se tensan hasta que vuelven a su sitio
Leola
Cita: diego_valmon Dijo

Sino determinismo, sí una enorme resignación una aceptación de las cosas como están, y que cuando se intentan cambiar se tensan hasta que vuelven a su sitio

Aparentemente parece que todo vuelve a su sitio, pero nada volverá a ser lo mismo. El título de la obra es un grito de guerra a ese destino del que hablas. Cuando Zola escribe germinal, nocreo que hable de un destino inevitable, sí que retrata a un pueblo humillado y machacado, sometido a la injusticia social... por eso dije que hay un comienzo de esperanza para todos esos que vuelven a bajar al pozo...y Etienne lo va masticando mentalmente en su partida.
Esta es mi impresión.

Besos,
Leola

Editado por - Leola el 30 Septiembre 2008 16:34:40

Soldebreda Yo coincido con Leola, la novela te deja un poso de futuro, el mismo título indica que el primer paso ya se ha dado, que el futuro tiene que cambiar. La crudeza del relato, el día día de la historia y de los personajes nos dicen que no tiene ambición, que no piensan en un futuro mejor, pero precisamente porque toda esa narración nos sitúa en un estado de lasitud, de aceptacion de las condiciones de vida y de pronto aparece una persona ( Etienne) que remueve todo eso y aunque no lo consigue si que ha conseguido algo, creo yo, la esperanza, la ilusión en los mineros, y por el lado de la Compañía y respeto a lo que les puede estar por llegar.
messner Al igual que Leola y Soldebreda, soy de la opinión, que Zola, desde el principio de la obra, nos muestra en la persona de Etienne, que un cambio se está produciendo, en la clase trabajadora.
Etienne, desde su llegada al campamento minero nos muestra su necesidad de cambio, como se va transformando poco, tras las conversaciones con Souvarine, y sus lecturas posteriores. Las tertulias después de leer en voz alta en casa de Maheu. Como sufre viendo que muchas veces no es capaz de sacar partido a todo lo leído y no saber plasmarlo en su relación con los mineros.
Otro de los síntomas de cambio, es el miedo que sufre la clase burguesa (patronos) al comprobar que los mineros han sido capaces de organizarse y de crear una caja de previsión. Dando pie a que se endurezca la relación con los mineros hasta llegar al desenlace final.
Si miramos al final de la obra, vemos como:

Pensaba en él, se sentía fuerte, maduro por su dura experiencia en el fondo de la mina. Su educación había terminado, salía de ella armado, como soldado pensante de la revolución que ha declarado la guerra a la sociedad, tal como veía y tal como la condenaba

¿Necesitamos algo mas para saber que algo está cambiando?

Un saludo.

diego_valmon A los tres os diré, que tengo la sensación de que vemos futuro porque nosotros somos el futuro.
Pero es un germen muy vago en la novela...quizá algo en Ettienne, pero apenas en los mineros. Cuando Zola escribe los pensamientos sociales están muy por establecer y son más bien utópicos. No digo 100% que no lo haya sino que mucho de lo que decís lo veo porque somos nosotros el resultado, pero en el momento de edición de la novela queda mucho por hacer y más en el momento en el que está basada que son 20 años antes, me parece. La semilla queda, seguro, pero el ambiente que se respira en la mina, es mi sensación, no es para nada esperanzador. El único en el que podría verse esa esperanza es Ettienne que de momento parte a otro sitio.
icaras
Cita: diego_valmon Dijo

Madre mía icaras te pones y a ver por donde te contesto

No soy yo, es la obra que invita...

Cita: diego_valmon Dijo

Jeanlin, por ejemplo, a mí es un personaje que también me llama la atención, no es sólo el niño sin inocencia, es creo gran parte de los niños conocidos por Zola que por la situación social (en mi edición ponía que no muchos años después se prohibe a los niñops trabajar) han perdido su inocencia.

De hecho el concepto de adolescencia es un término reciente, puesto que en su momento el niño abandonaba la niñez en el momento de su iniciación al mundo del trabajo. No existía la transición que actualmente está vigente y que para muchos/as es un síndrome que dura muchos años...

Cita: diego_valmon Dijo

Respecto a la pregunta que le haces a hethcliff sobre si alguien puede elegir otro destino, la respuesta es no. Es decir, creo que la novela es una muestra que la lucha contra cualquier destino es inaplazable. Catherine, con Chaval o con cualquier otro miembro de la mina no hubiera podido hacer nada, era su destino, tener hijos en la mina, morir en ella, ver cómo la mina se los traga etc. Parece que el destino de los mineros está escrito y no hay posiblilidad de huir. De hecho, huir es el intento de la huelga y no sólo termina mal sino que, además, empeora.

Personalmente comparto el planteamiento de Leola, Soldebreda y Messner. Es cierto que el lugar de nacimiento y las condiciones son determinantes, en el sentido de que un niño que nace en un medio minero tiene muchos números para convertirse él mismo en minero, con todo lo que ello conlleva. No obstante creo que la obra presenta -tal vez- la aceptación o sumisión que puede haber inicialmente, pero ésta no deja de ser un sentimiento soterrado, puesto que ante la posibilidad de revindicación y lucha, observamos como esa rabia sorda, ahogada, acaba por surgir. En consecuencia se trata de una aceptación aparente pero sensible a cualquier manifestación, presta a ser prendida. La huelga no sólo responde al empecinamiento de Etienne, sino a la esperanza de una vida mejor que todas las personas tenemos. La lucha siempre es posible, aunque los resultados no siempre correspondan con las expectativas.
La Maheude vuelve a la mina, pero no creo que baje la cabeza ni le suponga una bajada de pantalones. Al contrario, pienso como Leola, su regreso es propio de una persona orgullosa, que ha ganado con las muertes de sus seres queridos el derecho a estar en la mina, más que cualquier otro hombre, porque ella lo ha dado todo. Los mineros fueron a la huelga, no para cambiar de vida, sino para que no les rebajaran la paga.

Cita: diego_valmon Dijo

Los burgueses es tema aparte, creo que merecen verse desde otro punto de vista. Para ellos la vida no es sólo poder, es rosa, y miran todo como un aparte. Las minas funcionan bien y los mineros son felices...poco más les interesa. Creo que sin embargo, como deciais Zola no los juzgam simplemente los muestra.

La cuestión del poder es algo que nos acompaña en todas nuestras relaciones: el hombre sobre la mujer, el adulto sobre el niño, el jefe sobre el empleado, el fuerte sobre el débil, la mujer casada sobre la soltera, el veterano sobre el aprendiz, etc..... y por supuesto, la novela nos plasma las diferentes interacciones que se producen entre todos... pero no sé si estaría de acuerdo con tu visión de la burguesía. Porque precisamente ellos no conciben el que los trabajadores vayan a la huega: ¡¡cómo es posible si tienen todo lo que necesitan: trabajo en la mina!!! La misma indiferencia a la miseria, el hambre o las penalidades que padecen los mineros es una evidente muestra de poder: se encuentran muy por encima de estas banabilidades terrenales. Ese "dar la espalda" a esta realidad es una muestra del desdén -ergo- del poder que tienen, por situarse muy por encima.
icaras Según parece el título, Germinal, debe su origen inicialmente al séptimo mes del calendario revolucionario. A Zola le recordaba una gran jornada (“Jornada del 12 de germinal del año III (1 de abril del 95). Episodio de la reacción termidoriana. El pueblo hambriento invade la Convención gritando: ¡Pan! Y Constitución del 93!. Muchas mujeres. La Guardia Nacional las rechazó, y la reacción se aceleró con ello. (…) Tres semanas más tarde estallaban los grandes acontecimientos de prairia”. Pero en la fase del proyecto eligió otro, Zola pensó en la germinación. “Los hombres empujaban, un ejército negro, vengador, que germinaba lentamente en los surcos, creciendo para las cosechas del siglo futuro, cuya germinación pronto haría estallar la tierra”, “La tierra henchida de un sordo rumor, y el siglo futuro todavía en germen en el surco, haciendo estallar el suelo”.

No sé si aclarará algo con respecto a este último debate sobre la suerte de los protagonsitas, para el autor, Germinal es “una obra de piedad, y no una obra de revolución. Lo que he querido ha sido gritar a los felices de este mundo, a los que son sus amos: “Tened cuidado, mirad bajo tierra, ved a esos miserables que trabajan y sufren. Tal vez sea tiempo todavía de evitar las catástrofes finales. Pero daos prisa a ser justos, de otro modo el peligro es este: la tierra se abrirá y las naciones se engullirán en una de las más espantosas perturbaciones de la historia”.

Según Mauro Armiño (autor de la edición que he leído), la miseria es la protagonista de esta obra, la miseria de la condición de los mineros, explotados a lo largo de los tiempos, sin posibilidad de recuperarse económicamente, deshechos físicamente, llenos de enfermedades profesionales, dispuestos a cualquier cosa que les libere. Germinal pretende ser una lección de esperanza en el futuro, deseaba justicia, educación y riqueza para el mundo del trabajo.

Leola Icaras, qué bien viene esas aportaciones a la obra, a mi me gustaría dejaros ésta de Antonio López Martinez, profesor de historia contemporánea de la Universidad de Granada.

"La obra de Émile Zola está escrita en clave. Germinal, decimotercera novela de la serie de los Rougon-Macquart, en el Segundo Imperio, durante las crisis carboníferas que afectaron al país (Anzin, Pas-de Calais, Lyon, Marsella, etc.), en pleno progreso de la politización y de la maduración de la conciencia de clase. Gran patronal sidero-metalúrgica-carbonífera del capitalismo expansivo francés y sindicalismo obrero preñado de Primera Internacional social-anarquista frente a frente: química humana en estado puro y completo, condición burguesa repugnante y comportamiento obrero suicida. Zola disecciona sus personajes con el bisturí del Naturalismo, con pretensiones de ciencia social, de verdad absoluta y definitiva: violencia, ambición, degradación, arribismo. Es un maestro que domina las teorías filosóficas y los métodos científicos del siglo XIX y los plasma en interminables páginas de personajes y paisajes alternativamente. Sus conclusiones son las de un republicano de clase media que defiende la libertad y cree en el socialismo democrático, es el paradigma anti-burgués del obrerismo posibilista, conciliador, que admite el conflicto pero rechaza la destrucción y el combate suicida".

Si queréis leer el artículo completo, os dejo el enlace:
http://www.ugr.es/~eirene/Germinal.htm

Besos,
Leola

icaras Gracias Leola, estas aportaciones nos ofrecen un poquito más de luz sobre la visión de Zola. Nunca fue tan oportuna la contextualización social e histórica para entender una obra. Destacaría además, que este libro, al igual que aquellas obras que han quedado enmarcadas en la literatura como excelentes, son atemporales. No sólo por su clara denuncia, sino por los valores que transmite, un tema que personalmente siempre me interesa.
¿Qué valores destacáis de Germinal?
Heathcliff Yo destacaría, especialmente, la solidaridad entre los trabajadores de las minas. Poco a poco, se va paralizando prácticamente toda la actividad en la zona, a pesar de que los obreros se ven en graves dificultades económicas, incluso tienen que empezar a vender muebles, objetos y enseres de su hogar para poder comer.

La participación de las mujeres en la asamblea que se celebra en el bosque para decidir la huelga, creo que las pone en pie de igualdad con los hombres en ese aspecto. Por una parte, es algo lógico, teniendo en cuenta que también son trabajadoras de la Compañía. Aunque la resolución de la huelga se toma por aclamación, la intención es darles voz y voto a las mujeres en la decisión final.

Aunque no venga muy a cuento, durante la lectura de Germinal me acordé varias veces de las huelgas mineras del Reino Unido en los años ochenta. Tuvieron el mismo final que la que nos cuenta Zola, ¡¡y eso que contaban con el respaldo del resto de sindicatos y tenían su propio fondo de previsión!!

Un saludo,

icaras Comparto tu visión con respecto a la solidaridad, visible en el apoyo que se dan los trabajadores entre ellos. También esa especie de honestidad y orgullo, donde a pesar de las penurias y miserias, siguen conservando un resquicio para mantener la cabeza alta.
Leola No he dejado de darle vueltas a la pregunta que nos hacía Icaras sobre los valores a destacar en esta novela. La verdad es que también resalto como vosotros, la solidaridad y apoyo que existe entre los mineros. Pero dando un repaso a los valores humanos, también podríamos hablar de generosidad y de una gran generosidad entre la mujeres cuando por ejemplo se prestan unos gramos de café (sus despensas no tienen más artículos) o de la honestidad que apunta Icaras, cuando quedando la despensa a cero, devuelven lo prestado.
La resignación,aunque aquí puede parecer negativa o sonar a conformismo, también creo que es un valor, porque ayuda a soportar tanta injusticia. Me estoy refiriendo al aguante que tienen ante la miseria, no a la desesperanza, que ya hemos visto como en cada uno de ellos hierve el deseo de mejorar sus condiciones de vida.

Eso por ahora...seguiré pensando.

Besos,
Leola

Soldebreda Sobre la pregunta de Icaras, esos"valores" a mi... realmente me ha parecido que el ser humano a lo largo de la historia nos comportamos igual ante el dinero; osea, egoistas, avaros, mezquinos, y esta novela me ha servido ( entre otras cosas) para sentir esa separación tan grande e injusta que hace el dinero, y apreciar mucho más lo que ahora tenemos( no solo materialmente, si no de expectativas y posibilidades).¿?
messner A esos valores que remarcáis, yo añadiría, pero en sentido negativo. La hipocresía de la burguesía, la caridad mal entendida, y su falta de escrúpulos al mostrar el poblado minero y a sus habitantes como si fueran animales de un zoo.
Por otro lado señalar la envidia, encarnada en la persona de Chaval.

Un saludo.

icaras Habéis destacado como valores la solidaridad, la generosidad, la resignación (entendido como un valor de reconciliación con la vida que te ha tocado vivir) y por otro lado Soldebreda presenta el dinero como un valor material que precisamente es impulsor de todo el desastre, así como la hipocresía señalada por Messner.
No obstante, este caso merece cierta reflexión: es cierto que los mineros quieren más dinero, sin embargo su afán se encuentra empujado por unas necesidades básicas no cubiertas. A diferencia de nuestra actualidad, donde tenemos de todo y a pesar de ello seguimos insatisfechos y perseguimos tener más.
Como indica Leola, este "conformismo" (que yo prefiero denominar "reconciliación") les hace ser más grandes, por su consistencia y fuerza. El proceso de huelga, el hambre y la resistencia, demuestra una entereza que a pesar de que las circunstancias no fuesen las esperadas, da una lección de moral a la clase burguesa.
Leola
Cita: icaras Dijo

... este "conformismo" (que yo prefiero denominar "reconciliación") les hace ser más grandes, por su consistencia y fuerza. El proceso de huelga, el hambre y la resistencia, demuestra una entereza que a pesar de que las circunstancias no fuesen las esperadas, da una lección de moral a la clase burguesa.

Sí, ahí está la grandeza de la generosidad y la solidaridad. Y eso podemos verlo hoy día entre los que menos tienen, en los países donde el hambre mata, entre esos hombres que aúnan sus pocos medios por enviar a uno de ellos en una patera a este primer mundo, que bien podríamos ser la burguesía de Zola en la novela.
De todas formas, y lo digo por mi propia experiencia, buscando valores positivos en Germinal, ese, el de la solidaridad, es suficiente para seguir viviendo. En la solidaridad hay amor, empatía, compresión, compasión (con-pasión) y sobre todo fuerza para aceptar tanto desastre.

Una pregunta. ¿Que os ha parecido el papel de la Iglesia en este drama? Entre los dos curas que hubo en el pueblo hay una diferencia, pero ambos están atados a otros poderes. ¿Lo habéis notado?

Besos,
Leola

Editado por - Leola el 11 Octubre 2008 15:53:41

icaras
Cita: Leola Dijo

¿Que os ha parecido el papel de la Iglesia en este drama? Entre los dos curas que hubo en el pueblo hay una diferencia, pero ambos están atados a otros poderes. ¿Lo habéis notado?

Es cierto, no obstante mi percepción es que la iglesia está presente pero no es un elemento destacado, por lo menos no me lo parece en el argumento de Zola. Forman parte de esos elementos que ayudan a sostener toda la estructura de abusos, sin intervenir ni compadecerse del devenir de sus feligreses... "mientras yo esté bien"...
diego_valmon Como valores la solidaridad, la generosidad y la resignación y el dinero.
Yo creo lo mismo, son los valroes más destacados, pero, especialmente, cuando comienza la huelga, daos cuenta que hasta que empiezn a sufrir tratan por todos los medios de mantenerse a sí mismos...no quieren que se casen por no perder dinero o que se vaya a otra casa, prostituyen a sus hjijas, por necesidad, de acuerdo, pero pierden su entereza. La resignación es un valor positivo hasta cierto punto, pero no siempre ya que al final es la que provoca el fin brusco de la huelga y la aceptación de las condiciones de la empresa.
Estoy de acuerdo con ícaras en que el valor del dinero no es sólo tener más, sino cubrir unas necesidades básicas que les quieren escatimar de una manera, además, bastante rastrera. Ahora un aumento de sueldo es diferente, pero en este, en el que provoca la huelga, está implícita la supervivencia de las familias.

La iglesia creo que Zola la pone más como adorno que como personaje central,. Simplemente como para mostrar que en su momento ya existían dos corrientes eclesiásticas, una la obrera promovida además por León XIII y sus enciclicas sociales y otra que seguía al lado del poder establecido. Creo que el papel de los curas es solo un botón de muestra, poco más, no afecta al desarrollo de la novela.

http://es.wikipedia.org/wiki/Rerum_novarum este es un enlace que habla sobre la Rerum Novarum (1891) primera enciclica social de la iglesia

Leola Sí, es cierto que el papel de la iglesia en esta novela no tiene un peso importante, pero leyendo sobre Zola sé que era ateo y renegaba del poder de la Iglesia. No sé, si porque estoy implicada en ella, me llamó la atención el tratamiento que Zola hace de la misma. Pero es significativo la diferencia en el calado de los dos curas que pasan por allí, y el que es más sensible al sufrimiento del poblado, la misma burguesía mueve sus hilos para largarlo.
Ese guiño me ha llamado la atención, porque igual que retrata a la burguesía y a su poder, detrás de este personaje también hay un poder que mira para otro lado. ¡Cuantas veces, la iglesia jerárquica ha movido piezas en este sentido para no involucrase en los problemas del hombre!

En fin, eso vi

Besos,
Leola

diego_valmon
Cita: Leola Dijo

Sí, es cierto que el papel de la iglesia en esta novela no tiene un peso importante, pero leyendo sobre Zola sé que era ateo y renegaba del poder de la Iglesia. No sé, si porque estoy implicada en ella, me llamó la atención el tratamiento que Zola hace de la misma. Pero es significativo la diferencia en el calado de los dos curas que pasan por allí, y el que es más sensible al sufrimiento del poblado, la misma burguesía mueve sus hilos para largarlo.
Ese guiño me ha llamado la atención, porque igual que retrata a la burguesía y a su poder, detrás de este personaje también hay un poder que mira para otro lado. ¡Cuantas veces, la iglesia jerárquica ha movido piezas en este sentido para no involucrase en los problemas del hombre!

En fin, eso vi

Besos,
Leola

Creo que precisamente es eso, Zola trata de mostrar la realidad tal cual (para algo es naturalista) y por eso muestra las corrientes de la iglesia existentes en su época. Ello no implica para que sea o no ateo. Creo que quiere mostrar la iglesia conformista, apoyada en la burguesía y esa iglesia, naciente en ese momento, obrera que tendrá su culmen en el Vaticano II y que ahora ha vuelto a desaparecer, una iglesia que parece escuchar el mensaje evangélico y ayudar y clamar con los más necesitados. Pero, repito, creo que es más un reflejo social en el que no entra que Zola sea ateo o no y a Zola, negador de la iglesia oficial, le duele esa ignorancia el hombre, mientras que le sorprende los nuevos curas obreros. Probablemente ese sea el papel en la novela...mostrar la propia sorpresa del autor

Leola Estoy de acuerdo con Diego, en que Zola lo que pretende es mostrar la realidad tal cual es, y no deja de darr ni una sola pincelada.
El que sea o no ateo, no lo dije como algo interesado para el autor, sino que siendo Zola un hombre que denuncia la injusticia y además muy objetivo con la realidad (naturalismo) el toque que da con esos personajes tiene más importancia de la que parece.

Besos,
Leola

Editado por - Leola el 13 Octubre 2008 10:40:24

marinsky Aunque me he incorporado un poco tarde, que sepais que estoy leyendo detenidamente vuestros comentarios al mismo tiempo que leo la obra y está resultando la experiencia muy interesante. Si me da tiempo a hacer algún comentario lo haré, aunque con todas las cosas interesantes que decís vosotros, creo que no voy a saber que decir. Un abrazo.
icaras
Cita: marinsky Dijo

Aunque me he incorporado un poco tarde, que sepais que estoy leyendo detenidamente vuestros comentarios al mismo tiempo que leo la obra y está resultando la experiencia muy interesante. Si me da tiempo a hacer algún comentario lo haré, aunque con todas las cosas interesantes que decís vosotros, creo que no voy a saber que decir. Un abrazo.

Marinsky, aquí todos/as somos aficionados a la lectura, de manera que hay espacio para todas las opiniones, aunque sólo sea para mostrar acuerdo o desacuerdo. Te invitamos a la participación: el club está abierto para todos.
icaras
Cita: Leola Dijo

Sí, es cierto que el papel de la iglesia en esta novela no tiene un peso importante, pero leyendo sobre Zola sé que era ateo y renegaba del poder de la Iglesia. No sé, si porque estoy implicada en ella, me llamó la atención el tratamiento que Zola hace de la misma. Pero es significativo la diferencia en el calado de los dos curas que pasan por allí, y el que es más sensible al sufrimiento del poblado, la misma burguesía mueve sus hilos para largarlo.
Ese guiño me ha llamado la atención, porque igual que retrata a la burguesía y a su poder, detrás de este personaje también hay un poder que mira para otro lado. ¡Cuantas veces, la iglesia jerárquica ha movido piezas en este sentido para no involucrase en los problemas del hombre!

Pues comparto bastante tu punto de vista. De hecho, no hace falta una gran parrafada para que el autor señale de forma sutil las actitudes de unos personajes. Basta una palabra, una mirada o una conducta. Y en Germinal, precisamente la volubilidad e interés de la iglesia queda reflejado, no sólo por el comportamiento de los curas, sino precisamente por su ausencia. De hecho, en algún momento del texto se hace referencia a la poca presencia en la iglesia por parte de los mineros, más aficionados a otro tipo de diversión. Zola no arremete contra la iglesia -no le es necesario- y como dice Diego, tampoco supone un personaje central, pero de alguna manera se produce ese "guiño" (le robo la expresión a Leola, porque me parece muy acertado) dice mucho diciendo muy poco. Ese "mirar para otro lado" resulta mucho más significativo que una explicación exhaustiva.

marinsky Muchas gracias Ícaras por tu acogida. El libro me está pareciendo muy interesante. Como ya habeis apuntado, me llama la atención esa forma tan brillante que tiene Zola de desgranarlo todo con sumo detalle: los sentimientos, los ambientes, las actitudes, etc. Hace unas descripciones muy ricas, llenas de un sin fin de detalles que nos acercan mucho a los personajes, de forma que nos hacemos partícipes de sus sufrimientos, como si fuésemos compañeros de lucha, como si nosotros mismos estuviésemos allí, en aquel preciso instante. Es una apreciación personal pero, a mi me parece que esa solidaridad de la que habeis hablado, tan latente en el texto, consigue Zola transmitirla al lector, poniéndonos a todos del lado de los más débiles.
Esto es lo que se me ha ocurrido. Un abrazo.
Marinsky.
icaras Se agradece el comentario. De hecho éste es el motivo por el que no se cierra nunca un club. Esperemos tenerte con nosotros en el próximo club!
sobe2377 Hola!

No puedo dejar pasar este foro sin contaros lo que Germinal ha supuesto para mí. Allá por principios de Septiembre me acerqué a este libro desconociéndolo por completo. Poco a poco me fue enganchando y acabé gratamente sorprendido y sensibilizado con ese momento y esa lucha.

Pues bien, en Octubre volví a la universidad, para empezar 4 de Derecho, y una de las asignaturas que me toca cursar se llama Derecho del Trabajo. Creo que no podría haber tenido una introducción mejor a la misma que este libro. Desde el primer día he disfrutado con ello, comenzando por una introducción histórica a la materia que no ha hecho sino situarme mejor la historia de Germinal, y continuando con el nacimiento y progresivo auge de las legislaciones laborales, el reconocimiento de los derechos de los trabajadores... en fin, que ha sido el mejor estímulo posible para encarar esta interesantísima asignatura, comprendiendo a la perfección el contexto de esta lucha y lo que cada pequeña victoria significaba.

De hecho, la semana próxima me toca exponer un tema de esta asignatura para el resto de mis compañeros, y no puedo concevir otra forma de empezar que no sea recomendándoles la lectura de este libro.

Leola Ole, sobe2377, no sabes cuanto me alegro de lo que nos cuentas. ya te dije al principio, cuando te confundiste de hilo, que esta novela te iba a venir de perlas, estudiando Derecho.

Ya nos contarás cómo te fue esa exposición de la asignatura.

Besos,
Leola

sobe2377 Muchas gracias Leola, Me acuerdo muy bien de lo que dices! Un beso!
Aina Saludos! Ya estoy de vuelta por el foro! Me pongo al día y dejo mi pequeña aportación.
icaras Me alegra mucho leer tus impresiones Sobe y, al igual que Leola, espero que nos cuentes cómo te ha ido la exposición y la recomendación de la lectura. Zola fue un maestro en muchos sentidos y no por nada en el día de su muerte, ante el paso de su férretro las personas gritaban "¡Germinal, Germinal!" como homenaje y reconocimiento ante una persona que defendió los derechos de los más desfavorecidos. Probablemente la lectura de su obra nos permita vislumbrar un momento histórico y social tan bien recreado, que no desmerece propiamente la Historia.
marinsky Concluyendo ya la lectura de Germinal, no tengo más que elogios para esta gran obra. Las descripciones me parecen brillantes; leyéndolas me he transportado a la mina, he sido partícipe de los sufrimientos de los mineros y de sus pocas alegrías. No me extraña que al paso de su féretro la gente gritase ¡Germinal, Germinal! porque está clarísimo su posicionamiento con los más desfavorecidos. Me ha encantado; ya tengo ganas de leer más obras del autor. Si alguien me recomienda alguna, encantada. Un abrazo.
diego_valmon
Cita: marinsky Dijo

Concluyendo ya la lectura de Germinal, no tengo más que elogios para esta gran obra. Las descripciones me parecen brillantes; leyéndolas me he transportado a la mina, he sido partícipe de los sufrimientos de los mineros y de sus pocas alegrías. No me extraña que al paso de su féretro la gente gritase ¡Germinal, Germinal! porque está clarísimo su posicionamiento con los más desfavorecidos. Me ha encantado; ya tengo ganas de leer más obras del autor. Si alguien me recomienda alguna, encantada. Un abrazo.

Desconozco la obra de Zola, a parte de Germinal, claro, pero en mi edición, así como en la wikipedia, ponía que forma parte de una serie...quizá puedas ir por ese lado a ver qué te parece...
http://es.wikipedia.org/wiki/Les_Rougon-Macquart
http://es.wikipedia.org/wiki/Germinal_(novela)
En esos enlaces encontrarás cosas que pueden ayudarte a decidirte, aquí abajo te pego lo que dice de la serie que encuadra Germinal.
Germinal (1885) es la decimotercera novela de los veinte volúmenes que Emile Zola escribió dentro de la serie Les Rougon-Macquart. Se suele considerar que es una de las mejores novelas jamás escritas en francés. La novela es una dura y realista historia sobre una huelga de mineros en el norte de Francia en la década de 1860. Ha sido publicada y traducida en más de cien países y ha servido para inspirar cinco adaptaciones cinematográficas y dos producciones de televisión.

icaras No puedo recomendar a nivel personal, pero he tenido conocimiento de un par de obras suyas "Nana" y "La bestia humana" de las que les tengo bastante ganas. Las historias de Zola tienen como protagonismo las miserias y pasiones humanas desde la perspectiva de la denuncia. Algo muy interesante.


Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Juan y Víctor Ataucuri G.
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page © FOROS 

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.55 segundos ¡que rápido!
Ir arriba