Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (89)
Miembros (0)
Anonimos (89)

Detalles



Miembros 7525
Visitantes 22343284
Hoy 439
Articulos 5693
Noticias 460
Enlaces 744
Screenshots 342
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11929
Foros 82860

Detalles...
 
 Textos literarios Directorio
 Artículos de Opinión - Libros, lectura y educación
 REFUGIADOS

Artículos de opinión y ensayos entorno al mundo de la literatura, el fomento a la lectura y el ámbito educativo.
 
REFUGIADOS
Publicado por anferlopez20 06 Septiembre 2015 12:00


Este blog, si recordáis, iba de educación de la primera infancia. Mi propósito, lo he dicho muchas veces y lo seguiré diciendo, es que se hable de este asunto y que no sea una cuestión marginal. Lo que pasa es que el ser humano propone y dios dispone. Vosotros lo estáis viendo lo mismo que yo. Tenemos las imágenes delante de los ojos cada día y habría que estar ciego para no ver. La semana pasada lo pensaba mientras escribía sobre el comienzo del curso: “Qué curso van a comenzar estos niños que van y vienen por medio mundo tratando de encontrar un paraíso de paz o sabe dios de qué”. “Qué pinto yo, me decía, hablando de futuro y de educación cuando tantos como estos deambulan de acá para allá huyendo de la muerte y abandonando sus raíces quizá para siempre como si el mundo no fuera con ellos”. Estuve a punto de dejar el texto y ponerme con esto pero pude contenerme y me conjuré para hoy, siete días después.
El caso es que podría uno ponerse a reír porque este sainete que se nos muestra ni es nuevo ni tiene nada de especial. Se parece como dos gotas de agua a tantos otros como hemos visto y sobre todo a tantos otros como en el mundo han sido, tanto si los hemos visto con nuestros ojos como si no. A título de ejemplo diré que vivo en una tierra que un día fue musulmana y que su gente tuvo que salir con lo puesto de sus casas cuando los cristianos la conquistaron y desaparecer por el mundo y encontrar un hueco, cada uno a su manera, para mantener sus vidas los que lograron mantenerlas. Los que no, sencillamente se murieron a la orilla de cualquier camino. Algo más cerca en el tiempo, este país en el que vivo decidió un día que la mitad sobraba y montó una guerra con su odio y con la indiferencia de sus vecinos en la que, después de tres años de matanzas, dejaron su vida un millón de personas y tuvieron que salir al exilio otros tantos y todavía nos cuentan desde todos los puntos del mundo las historias de sus abuelos españoles que han oído de pequeños.
Hoy al parecer se llama Siria. Qué más da. Quizá en el fondo no tenga nombre o el nombre sea lo que menos importe. El resultado es el mismo. Enormes filas de personas yendo y viniendo al soñado paraíso imposible en el que establecerse y volver a empezar como si todos no fuéramos sino un Sísifo que sube con la piedra del mundo hasta la cima de no sé qué montaña, a sabiendas de que, una vez en lo alto, la piedra volverá a rodar hasta abajo y él tendrá que volver a cargarla en sus espaldas y tirar de ella hasta esa cima sin fin. Se ha hecho sangrante el asunto porque se han acumulado unos pocos miles de más y se les ve juntos, o porque un niño de tres años ha aparecido ahogado en una playa de Turquía y parece que ha sido la gota que ha colmado el vaso. Todos nos hemos puesto a mirar en nuestro interior y en medio de este mundo abarrotado de alambradas físicas y mentales, hemos decidido que las personas son personas y que tienen derecho a vivir y que vamos a ayudarles a que lo consigan. Ahora nos pelearemos por quién será el primero o quién mandará más. El caso es que la guerra no falte.
Parece que nos hemos olvidado del goteo de pateras y cayucos varios que permanentemente deambulan por determinados estrechos huyendo sencillamente del hambre y arriesgando su vida para encontrar un lugar donde caerse vivos porque el Mediterráneo es el espacio más fiel que los viene acogiendo en cualquier momento cuando se mueren, que este verano son ya varios miles los que duermen en él su sueño eterno como el pequeño que nos hizo temblar cuando lo vimos boca abajo en aquella playa turca y que luego supimos que a su lado también se encontró el cadáver de su madre y de su hermano de cinco años. Un pequeño le decía a un periodista que le acercó un micrófono: “Yo no quiero venir a Europa, pero parad la guerra”. Lo mismo se podría decir del hambre o de tanta injusticia insoportable.

MAS INFORMACION
Formato de Impresion Enviar a un Amigo
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Usuarios registrados pueden publicar Textos literarios
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Franz Kafka
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page © ARTICULOS 

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.69 segundos ¡que rápido!
Ir arriba