Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (32)
Miembros (0)
Anonimos (32)

Detalles



Miembros 7525
Visitantes 22343220
Hoy 375
Articulos 5693
Noticias 460
Enlaces 744
Screenshots 342
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11929
Foros 82860

Detalles...
 
 Textos literarios Directorio
 Artículos de Opinión - Libros, lectura y educación
 IMPOSIBLE

Artículos de opinión y ensayos entorno al mundo de la literatura, el fomento a la lectura y el ámbito educativo.
 
IMPOSIBLE
Publicado por anferlopez20 13 Septiembre 2015 13:15


No sé si alguien es capaz de cambiar de un asunto a otro con toda naturalidad de la noche a la mañana. Yo quería volver cuanto antes a nuestro tema central y mencionar el comienzo del curso con sus avatares propios pero no he podido. Tengo entre ceja y ceja el tema de los desplazados y, por ahora, no me deja centrar la atención en otra cosa. Bueno, sí. Pudiera parecer que no hay en el mundo desplazamiento como el de los sirios, sencillamente porque han puesto el icono de su mártir de tres años ahogado en las playas de Turquía. Pero no es más que una casualidad que no debe llamarnos a engaño. Para ilustrar mi texto ofrezco testimonios gráficos de los refugiados españoles de nuestra sanguinaria guerra civil que, por cercanía los llevo especialmente clavados en mi corazón. La segunda es de la Guerra de los Balcanes aquí, detrás de la puerta en el espacio y en el tiempo que no sé si ha terminado todavía aunque ya no se escuchen los bombardeos y la tercera puede ser de cualquier lugar del África negra, que lo mismo da, porque se llama miseria esté localizada donde esté. Podríamos seguir pero me sirven los ejemplos para abrirnos la mente sobre la extensión de la injusticia y la imposibilidad de acotarla de manera artificial.
No puedo escribir esto sin que asomen a mis ojos un par de lágrimas de plomo. La imagen de unos niños ofreciendo bocadillos y un beso a otros que llegan de tan lejos confieso que me supera. Es verdad que estoy llorando y no sé muy bien de qué. Me conmueve de ternura el gesto de tantos ciudadanos preparando por su cuenta infraestructuras de acogimiento a las personas que llegan mientras los gobiernos no ven más que posibles terroristas y peligros sin medida y no son capaces ni de concretar número ni condiciones de habitabilidad para esta avalancha humana completamente imparable. No hay periodista capaz de poner zancadillas y dar patadas suficientes a ver si así desaparecen de nuestra vista que lo que consiga no sea ampliar un poco más el tamaño de nuestra vergüenza, por más que la televisión pública española, corrigiendo a la primera crónica de la indigna secuencia contada por los profesionales en el momento de producirse, intente justificar y convertir en víctima a la fotógrafa húngara en un comportamiento que denigra a toda la profesión y los cimientos mismos de la conciencia humanitaria. Es verdad una vez más que en las situaciones límite es donde sale lo mejor y lo peor de las personas.
Dicho todo esto así, de golpe, como si de una sucesión de estampas goyescas se tratara no sé si puedo aclararme suficiente como para decir algo en positivo y que responda a lo que verdaderamente pienso del asunto, al margen de los fotogramas que se quedan en los ojos y que parece que no lo dejan a uno separarse un poco de lo inmediato. Yo no quiero refugiados en este mundo. Mi cabeza los niega y no concibe otra manera de vivir que la de que cada uno en su casa, relacionándose con sus vecinos saludándolos cada mañana y viajando de un lugar a otro cuando quiera y donde quiera, bien para ampliar sus conocimientos o para encontrar mejores condiciones de vida supuestas o reales. Este es mi verdadero credo y el que he practicado en mi vida desde que a los diecinueve años salí de mi pueblo y me fui a trabajar a Trinaranjus, en la calle Pedro IV de Barcelona y me instalé en el Barrio Chino, calle Conde del Asalto número 79, entresuelo primero izquierda que hoy ha cambiado de nombre, regentada por una familia de Málaga cuyos cinco miembros dormían en la misma habitación y en el resto, hasta 27 personas, tres camas en cada una y la maleta de cartón como único armario.
Tuve que escuchar mientras cargaba y descargaba camiones doce horas al día que estaba allí para quitarles el pan a los catalanes y que me llamaran charnego más de una vez como a Miguel mi compañero y seguramente como a todos pero también aprendí a amar a Barcelona y nunca me he sentido extraño en ella. Hoy la sigo viendo más cercana que Madrid o que Sevilla hasta para mis cuestiones profesionales mientras he permanecido activo en mi trabajo educativo de los más pequeños.

MAS INFORMACION
Formato de Impresion Enviar a un Amigo
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Usuarios registrados pueden publicar Textos literarios
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
John Banville
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page © ARTICULOS 

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.41 segundos ¡que rápido!
Ir arriba