Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (23)
Miembros (0)
Anonimos (23)

Detalles



Miembros 7535
Visitantes 23336655
Hoy 240
Articulos 5693
Noticias 459
Enlaces 744
Screenshots 341
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11921
Foros 82863

Detalles...
 
El Secreto del Fuego
 Comentamos su libro
 El Secreto del Fuego
Título: El secreto del fuego
Autor: Armando Cubas Morales
Género: Novela Mitológica
Editorial: Entrelíneas Editores
ISBN: 84-9802-101-4
Página Web: Eraseunavez.org



Contraportada: Tras diez años de combates —diez años divinos equivalen a mil cien humanos—, los dioses han logrado expugnar la residencia de los titanes y sumirlos en el Tértaro, junto con todos sus siervos. Pero la toma de la fortaleza de Otris no ha proporcionado a Zeus el botín por el que se lanzó a la guerra: la Égida, cuyo dominio confiere, a través de la omnisciencia, la capacidad de disposición sobre las fuerzas naturales. Cronos, el Viejo Rey de los titanes, cuando hubo comprendido que su causa estaba perdida, había puesto a buen recaudo el más sagrado de los talismanes, confiándoselo a una criatura de naturaleza equívoca pero de valor y fuerza equiparables a los de Zeus. Incapacitados así de ejercer en plenitud el privilegio divino, cuando las criaturas supervivientes se vuelven hacia los dioses triunfantes para demandarles el alivio de sus penas, el cielo siempre les pone oídos sordos: sin la Égida, proclama Zeus, no se pueden remediar los malos de fondo ocasionados por el conflicto; y, si se lanzara a arrebatársela a su custodio, tratándose de una criatura tan fuerte, cabe el riesgo de que en la confrontación quede arrasado lo poco que permanece en pie.

No bien hemnos franqueado la puerta de este atribulado Cosmos, asistimos a la noche en que el Hado acaba de mostrar en el cielo, para que los empavorecidos ojos divinos lo lean, cierto párrafo de la tablilla en que están escritos los más oscuros designios: si en veintiuna jornadas las dos estirpes de la casa Uránida, la humana y la divina, no han remediado los destrozos causados por la guerra, dándolo por inútil para el fin que lo inspiró, pondrá fin al presente universo. El pavor de los dioses supera toda medida; no tanto por la dificultad que entraña su propia tarea —recobrar la Égida—, sino ante la imposibilidad de que el otro linaje, el de Prometeo, cumpla la suya: la primera disposición de Zeus nada más llegar al poder había sido ordenar el asesinato de todos los que llevasen en sus venas una gota de la sangra del Portador del Fuego.


CÓMPRALO AQUÍ

El Secreto del Fuego    4.7 Pts : 3 Votos

Comentario de Jésvel



Recibí con mucho entusiasmo la lectura de El Secreto del Fuego, sobre todo por ser un relato mitológico. La mitología helénica siempre me ha intrigado. Debo reconocer que me asustó el “tocho”: son más de 600 páginas, un verdadero “ladrillo”.

La lectura de los primeros párrafos fue apasionante, pareces mecerte por aire y mar acompañando a Apolo a encontrarse con Zeus. Unos comienzos alentadores para la lectura ¿puede haber algo más alentador que vislumbrar el comienzo de una nueva era desde la cúspide misma del Olimpo?

La historia pronto se transforma: no son los dioses, sino los mortales (los eólidas) los auténticos protagonistas de esta nueva odisea. Descubres que el relato es una crónica distinta, aunque paralela, de los mitos clásicos. No en vano el propio libro, en su damatis personae, antes de comenzar el relato, presenta unos personajes que sólo vagamente se identifican con los de la antigua Grecia.

Ahora bien, el paralelismo resulta evidente, no sólo por la mención de dioses y héroes con la misma substancia mitológica; sino porque la propia crónica, que es donde difiere el relato, toma el viaje como pretexto, tal como ocurre en la mismísima Odisea o en el celebérrimo periplo de los argonautas. De hecho es en el mar –el ancho río—donde se desarrolla la aventura y es la Égida el objeto que se busca.

El relato, tomando a Idamente como hilo conductor, nos conduce a un laberinto de episodios que conducen hasta el Señor de la Isla Interminable, a la sazón Kurios o Eros mismo, donde, definitivamente, se desvela el verdadero protagonismo de Eole y su velo nupcial para desterrar el fin y resucitar a Gea, la Madre, siguiendo el destino de la Aphatos misma.

El marasmo de historias y la dificultad de mantener la intensidad del relato en un número tan abultado de páginas, dispersan la atención, sin duda, para desánimo del lector; pero, verdaderamente, los episodios épicos son cautivadores y, en general, los personajes encarnan y desarrollan convincente su mito, especialmente la mitología implícita en el velo nupcial de Eole, que constituye el logro más relevante de la novela.

La nota más estridente, para mí, los esporádicos episodios, yo diría, a riesgo de exagerar, de carácter pornográfico, en el sentido denotativa y connotativamente etimológico del término.

Lo más elocuente, junto al logro mítico antes apuntado, el enriquecedor vocabulario y la prosa intensa, como la del primer pasaje de la novela, capaz de revitalizar el estilo más clásico y el interés por la narrativa mitológica, ofreciendo novedad argumental y renovar el gusto por esta literatura.

En definitiva, un libro para quienes gusten de los entresijos mitológicos sin asustarse por su voluminosidad, donde Armando Cubas Morales da sobradas muestras de estar desarrollando una magnífica capacidad escritora en la evocación del difícil e interesante mundo clásico.


Comentario de Papillon Alatriste


Próximamente
Publicado: 16 Octubre 2006 23:29
 
Comentarios
pagina 1 de 1
   Comentario ( TitoLivio - 18 Octubre 2006 09:06)   
¡Qué alegrón le vas a dar! A él, elógiale el estilo, y no hay más que pedir.
Es verdad que Armando Cubas escribe bien. Pone gran empeño en ello. Y, en estos tiempos de "desaliño estilístico" que, so pretexto de la “frescura”, no es más que ignorancia y haraganería, eso, yo al lo menos lo agradezco.
En línea con los clásicos del XIX, a los que adora, él es muy descriptivo. Guardando las distancias, a veces me recuerda a Víctor Hugo. Y, lo mismo que Víctor Hugo se pasa tres páginas describiendo los vitrales de Nôtre Dame, él lo hace con unas ruinas, un escudo o una puesta de sol. También tú te has dado cuenta de que suele conseguir descripciones bellísimas, aunque, algunas veces —también como Víctor Hugo—, resulta un poco pesado.
Sólo me cohibo de llamarla soberbia por ese desarreglo en el nudo que también tú has detectado, esa especie de vacilación en el cruce de historias existente hacia la mitad de la trama y que no sé a qué atribuir. Tal vez al cansancio.
   Comentario ( Armando - 18 Octubre 2006 16:39)   
Muchas gracias a ambos por vuestros elogios, y a Nadia -TitoLivio-, renovadas. Que lectores eruditos como vosotros me confirméis que voy por el buen camino me resulta, mejor que grato, necesario.
Lo que no entiendo, Jésvel, es a qué te refieres con eso de que “La nota más estridente, para mí, los esporádicos episodios, yo diría, a riesgo de exagerar, de carácter pornográfico, en el sentido denotativa y connotativamente etimológico del término”. En mi opinión, “El Secreto del Fuego” es una obra incluso pacata. Y ¿cómo no, con el ritmo a que se suceden los acontecimientos? ¿No dicen que, en situaciones de estrés, la función sexual es la primera que se colapsa? En los sucesos narrados en el capítulo once, yo no descubro connotaciones sexuales: uno de los participantes está torturando; el otro, maquinando.
   Comentario ( Babil - 22 Octubre 2006 15:12)   
He votado El Secreto del Fuego con un cinco para que no desmerezca junto a los otros autores, aunque pienso que la puntuación máxima habría que reservarla para obras como Crimen y Castigo o el Quijote. Y aunque Armando Cubas me gusta mucho... hombre, tampoco es eso.
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Juan Antonio Cebrián
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page ©  

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 1.09 segundos ¡que rápido!
Ir arriba